¿Qué es la hipermetropía infantil y cómo puede corregirse?

5/5 - (1 voto)

La hipermetropía es un problema de refracción, donde las imágenes captadas a través del ojo, no se enfocan en la retina, sino detrás de ella. En consecuencia la visión próxima, o de cerca, se percibe borrosa.

En los niños esto sucede porque el ojo tiene una potencia menor o un tamaño más reducido de lo común.

Síntomas de hipermetropía en los niños

El síntoma principal de la hipermetropía infantil es una visión deficiente de cerca. Por lo que debes estar atento a las siguientes señales:

  • Entrecierra los ojos para leer o para ver pantallas: Este gesto es una señal de acomodación de la visión. Si el niño lo hace está intentando no ver borroso.
  • Fatiga visual: El sobreesfuerzo realizado por los ojos, para compensar la visión borrosa, puede producir, ojos rojos, fatiga visual o excesivo lagrimeo.
  • Dolor de cabeza: Cuando se ha realizado un gran esfuerzo visual, aparecen pequeños dolores de cabeza.
    Problemas para centrar la atención: aparecen problemas de atención en la escuela. No ver bien implica no poder seguir correctamente el hilo de la clase.
  • Estrabismo: en algunos casos el niño puede presentar desviación de los ojos, ya que estos intentan compensar la visión borrosa.

Soluciones para la hipermetropía infantil

No hay una técnica específica para la corrección de la hipermetropía en niños. No se trata de un defecto progresivo, por lo que no suele aumentar la dificultad con el paso del tiempo, pero sí puede cronificarse. Si a partir de los 10 años la hipermetropía se ha cronificado, la solución será el uso de gafas graduadas o lentillas. Cuando la dolencia se estabiliza, la cirugía refractiva es otra posibilidad.

Gafas graduadas

Muchas familias optan por esta solución. Utilizando la graduación adecuada se ayuda al ojo a enfocar. Se recomienda utilizarlas cuando se esté mirando de cerca durante mucho tiempo, como en el colegio o haciendo los deberes en casa, aunque también se aconseja utilizarlas también cuando se ve de lejos.

Lentillas

Es una buena solución para los menores, ya que les permite mayor libertad para sus actividades diarias. Cuando la lenta acompaña al ojo en sus movimientos, el campo visual es mayor y la visión es más natural.

Cirugía refractiva

La hipermetropía puede corregirse con el tiempo, pero de no ser así, puede plantearse la cirugía refractiva. El objetivo de esta intervención es corregir el defecto visual del niño y evitar que tenga que llevar gafas el resto de su vida.

Se trata de una operación muy sencilla, que se lleva a cabo en 10-20 minutos, y cuyo postoperatorio no es complicado. No necesita anestesia por lo que el niño no correrá mayor riesgo.

Para poder operar la hipermetropía debe mantenerse estable y no empeorar

Cuando el niño ha sido diagnosticado con hipermetropía es necesario llevar un control oftalmológico que permitirá mantener la situación controlada y detectar otros posibles problemas.

Instituto Oftalmológico Tres Torres

Instituto Oftalmológico Tres Torres en Masquemedicos

Instituto Oftalmológico Tres Torres
Últimas entradas de Instituto Oftalmológico Tres Torres (ver todo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.