Si la cosa funciona. La motivación, combustible vital

Boris (Larry David) es un hombre que llega a una etapa madura en su vida y ante la falta de vitalidad y la presencia continua de un enfoque crítico y negativo para todo decide intentar dar la vuelta a su vida y cambiar su actitud. Woody Allen nos presenta de nuevo un personaje típico de su gama de obras pero bien descrito donde este hombre no solo es negativo sino hipocondríaco y le salen las cosas tan desorganizadas que incluso intenta suicidarse y no le sale bien. En esas esta cuando empieza a sentir algo por una jovencita que llega a la ciudad.

La película se convierte en una buena comedia que aparta a Woody de ciertos resultados desastrosos con otros films, la tengo en cuenta desde el punto de vista del bienestar psicológico porque nos genera preguntas ¿Qué haría yo y como sería si en esta etapa de vida en la que estoy hago y digo lo que me apetece siendo totalmente libre?

En el film a todos les mueve esa gran gasolina que nunca debemos olvidar: La motivación.

Woody Allen se adentra como en todas sus películas en las relaciones humanas, en las parejas y en la descripción de los conflictos que surgen en ellas. Sin embargo en esta ocasión nos deja un buen sabor de boca con un actitud optimista y recordándonos que hay que valorar “Si la cosa funciona” y que al final cualquier recurso, en este caso el amor, es útil para reengancharnos a la vida.

Evan Rachel Wood en el papel de esa joven que viene de una zona rural y que se involucra con Boris, no viene sola y está acompañada por sus padres que también se dejan arrastrar por esa motivación e intentan dejar al lado toda la moderación y represión que traen encima y disfrutar de su yo libre. ¿Será un proceso serio y profundo? No, la película continua siendo una comedia elocuente.

Para todos aquellos que la película este viernes de cine no sea de agrado por lo menos Woody Allen siempre nos garantizará desde mi punto de vista dos aspectos: Un momento de relajación con la música y un momento de respiro al contemplar los paisajes estadounidenses, en este caso la preciada New York.

En España se llegó a estrenar en 2015 una obra de teatro basada en el guión de la película dirigida por Alberto Castrillo-Ferrer y estrenada en el teatro Cofidis Alcazar.

Disfruta de este primer viernes de verano con esta comedia de un gran cineasta.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *