Trastorno del deseo sexual femenino, ¿qué es y cómo tratarlo?

El trastorno del deseo sexual en las mujeres consiste en la pérdida del interés por realizar cualquier tipo de actividad sexual. Quienes están afectadas por este problema, tampoco tienen fantasías ni pensamientos sexuales de ningún tipo, no solo con su pareja, sino que tampoco sienten interés ni deseo sexual por otras personas.

Para diagnosticar este trastorno, la situación de desinterés por el sexo debe mantenerse durante más de seis meses, y tiene que impactar en la vida de la persona. El trastorno del deseo sexual femenino es un problema común, pero las causas varían según cada persona.

¿Por qué se produce el trastorno del deseo sexual en las mujeres?

Los factores que producen esta falta de interés por las actividades sexuales en las mujeres pueden ser tanto físicos como psicológicos.

Enfermedades crónicas como la artritis, la hipertensión arterial, o el cáncer, pueden causar una reducción del deseo sexual. También algunos medicamentos, especialmente los recetados para tratar la depresión, pueden ser causantes de este trastorno.

Los cambios hormonales en las mujeres también influyen de forma directa en la libido. Durante los primeros tres meses de embarazo y en el período de lactancia, puede disminuir el deseo sexual.

En la menopausia los niveles de estrógenos se reducen, provocando la pérdida de interés sexual, además de problemas físicos como la sequedad vaginal, lo que hace que el coito resulte más doloroso.

En las mujeres que sufren depresión, ansiedad o tienen problemas de autoestima, la pérdida de interés en el sexo suele ser común, ya que el estado de ánimo es un factor muy importante en esta situación.

La falta de interés por llevar a cabo cualquier tipo de actividad sexual, también puede ser consecuencia de haber sufrido en el pasado experiencias sexuales negativas, situaciones de maltrato físico o abuso sexual.

Por último, pero no menos importante, una disminución de la libido puede deberse a conflictos en la pareja. La cercanía emocional y una buena comunicación son factores que favorecen la intimidad.

Tratamiento del trastorno sexual femenino

Cuando las causas de la pérdida del interés en las actividades sexuales en las mujeres tienen un origen psicológico, se recomienda acudir a terapia, ya sea de forma individual o en pareja.

En la consulta es posible recibir la información necesaria acerca de este problema, así como las herramientas adecuadas para aumentar el deseo sexual, contemplando tres áreas: pensamientos, emociones y comportamiento. Modificando diversos aspectos de estas áreas, se logrará una mejora progresiva de la vida sexual.

Es recomendable acudir al médico para determinar el origen del problema, ya que en muchos casos la solución a la falta de deseo sexual femenino puede deberse a causas médicas.

Clínicas Origen, especialistas en Psicología y Psiquiatría

Clínicas Origen en Masquemedicos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *