¿Cómo corregir los labios menores? Labioplastia

5/5 - (2 votos)

La estética rompe cada vez rompe más tabúes. Y un ejemplo claro es el auge de la cirugía íntima femenina . Cada vez son más las mujeres que acuden a las clínicas de cirugía plástica, estética y reparadora para tratar problemas relacionados con sus partes más intimas

La labioplastia es una cirugía indicada para reducir o corregir el tamaño y/o la forma de los labios vaginales menores internos.

¿Por qué se realiza esta intervención?

A veces los labios vaginales menores (internos) son más largos que los mayores, es decir, son asimétricos y con una forma desproporcionada que los hacen excesivamente visibles.

Las causas son diversas: genéticas; muchas mujeres nacen con unos labios menores demasiado grandes o con una forma irregular, o bien esta circunstancia puede deberse a otros factores físicos o biológicos, como el parto o el envejecimiento.

Un tamaño excesivo de los labios puede dificultar el uso de ropa ajustada o de baño, además de provocar irritación labial crónica, cuando se practican determinados deportes. Se trata de una condición física que genera inseguridad y que puede afectar a la autoestima de quien lo padece.

Por ello, podemos afirmar que este tipo de cirugía se trata de una intervención que se realiza tanto por fines estéticos, como de salud (física y mental).

¿En qué consiste la labioplastia?

La labioplastia se centra principalmente en la reducción de la hipertrofia de los labios menores, mediante la retirada del exceso de tejido que la produce.

Hay dos procedimientos para tratar los labios menores:

  • Resección de borde: consiste en recortar los bordes que sobresalen del “exceso” de los labios.
  • Resección en cuña: mantiene los bordes labiales originales cortando cono de mucosa en forma de cuña del centro de los labios menores, juntando la piel restante con suturas solubles.
  • Resección media de la mucosa del labio vaginal preservando el bordes.

Estos procedimientos se realizan generalmente, bajo anestesia local con una mínima sedación. El tratamiento se lleva a cabo con media estancia en el hospital, permaneciendo unas horas en la habitación para preservar la intimidad de la paciente. Pasadas unas pocas horas ya puede volver a su casa, donde debera mantener un reposo relativo de entre 6 y 8 horas . La cicatriz es prácticamente invisible.

La mayoría de los médicos recetarán antibióticos para reducir el riesgo de infección y antiinflamatorios para minimizar el dolor. En caso de que no se prescriban medicamentos antiinflamatorios, se recomiendan los antiinflamatorios de venta libre.

Recuperación de la labioplastia

Por lo general, se recomienda a las personas que se han sometido a esta intervención que:

  • Usen ropa suelta para evitar la fricción y el dolor excesivo.
  • Mantengan una higiene íntima escrupulosa en los días posteriores a la intervención.
  • Eviten el ejercicio intenso.
  • Dormir con el trasero elevado para reducir el dolor y la hinchazón.
  • Abstenerse del uso de tampones y de relaciones sexuales durante al menos 4/6 semanas.

Hay que remarcar que en general no se produce reducción ni alteración de la sensibilidad de la zona, ya que se actúa sobre el borde del labio menor, los nervios principales de los genitales externos están a mayor profundidad; tampoco se incide en el clítoris ni en las zonas sensibles.

En cambio, cuando hay que tratar los labios mayores, se puede cortar tejido o realizar una liposucción, en aquellos labios que son más largos, o que poseen más volumen del deseado, o inyectar grasa u otro material de relleno para incrementar el volumen de los labios que no están tan llenos como se desea.

Saber más sobre labioplastia en www.gonzalez-fontana.com
Dr. González-Fontana en Masquemedicos

Dr. Ramón González-Fontana
Últimas entradas de Dr. Ramón González-Fontana (ver todo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.