Corrección de surcos nasolabiales mediante relleno o lipofilling

5/5 - (2 votos)

En primer lugar, es importante definir a qué conocemos como surcos, pliegues o arrugas nasogenianos o nasolabiales, también conocidas como líneas de marioneta.

A grosso modo podemos decir que los surcos nasolabiales son aquellas arrugas que se prolongan desde la parte inferior de la nariz y que descienden hacia la comisura de los labios.

Los surcos nasolabiales son arrugas de expresión que suelen ser más visibles debido al envejecimiento y a la pérdida de firmeza facial. Hay que tener en cuenta que con el paso de los años aumenta la flacidez y el descolgamiento de los tejidos y los músculos de la zona inferior de la cara.

Si los pliegues nasolabiales son profundos pueden apelmazarse y hacer que la persona parezca mayor de lo que es, incluso generan una apariencia como de tristeza (se los llama surcos de la amargura).

También hay que tener en cuenta que, al tratarse de arrugas de expresión, los propios gestos que hacemos al reír o al hablar van marcando el lugar donde van a salir estas “líneas de marioneta”.

Habitualmente, los surcos nasogenianos no suelen estar muy marcados hasta los 40 o 50 años; ahora bien, hay personas que tienen estos pliegues de forma constitucional. No es extraño ver a pacientes jóvenes con este tipo de surcos en su rostro.

¿Cómo tratar los surcos nasolabiales?

Cuando los surcos son moderados se pueden corregir con inyecciones de rellenos dérmicos (ácido hialurónico) o lipofilling (transferencia de grasa propia).

En esta fase inicial, el lipofilling con pequeños volúmenes de grasa bien distribuidos en el surco nasogeniano permite corregir su profundidad y mejorar el aspecto caído de la cara.

Para ello, se emplea la grasa del propio paciente, extraída previamente de zonas donde existe un excedente, que se aplica mediante microinyecciones rellenando los pequeños pliegues que han ido apareciendo.

Con este procedimiento natural y totalmente biocompatible se le da fuerza, sostén y soporte a la zona. Además, al tratarse de grasa del propio paciente se evita cualquier tipo de rechazo por parte del organismo, consiguiendo resultadas naturales y duraderos.

Para mejorar los surcos nasogenianos y las líneas de marioneta también se pueden emplear hilos tensores. Estos hilos son suturas reabsorbibles diseñadas para implantarse en la parte profunda de la piel, es decir, en los tejidos hipodérmicos. Se colocan en las zonas que presentan flacidez, elevando y reposicionándolas. Para insertarlos se utiliza una aguja fina y se sigue un patrón vectorial que funciona a modo de malla; actuando de soporte tisular.

Ahora bien, el relleno dérmico o con grasa de surcos nasogenianos no está indicado cuando se quieren corregir las arrugas o los surcos nasolabiales muy marcados. La explicación es sencilla: cuando se producen las arrugas nasolabiales de forma evidente se debe a un exceso de piel y a un descenso de las estructuras, lo que obliga a hacer una resección y/o un levantamiento o lifting en la zona.

Saber más sobre el lipofilling de surcos nasogenianos en drmolto.com

Dr. Moltó en Masquemedicos

Dr. Roberto Moltó García
Últimas entradas de Dr. Roberto Moltó García (ver todo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.