Distintas formas y abordajes para aumentar el volumen y el tamaño del pecho

El aumento de pecho sigue siendo la intervención más demandada dentro del campo de la cirugía plástica, estética y reparadora.

Desde sus orígenes, allá por 1895 cuando el cirujano checo Vincenz Czerny -uno de los pioneros en la cirugía reconstructiva-, empleó tejido adiposo del cuerpo de la propia paciente para aumentar el tamaño y modificar la forma de los senos, la intervención de aumento mamario no ha dejado de evolucionar.

Hoy en día contamos con diferentes técnicas que permiten aumentar el tamaño de las mamas:

  • Aumento de pecho con implantes mamarios.
  • Aumento de pecho con injertos de grasa.

No podemos decir que un procedimiento sea mejor que el otro, ni a la inversa. Para decidir el tipo de abordaje hay que tener muy en cuenta las características físicas de la paciente, sus objetivos, las posibilidades médicas…

Aumento de pecho implantes mamarios

Como su propio nombre indica, se trata de la técnica que emplea implantes o prótesis mamarias para aumentar el tamaño y el volumen del pecho, siempre respetando el contorno corporal y las proporciones de la anotomía de la paciente.

A la hora de elegir el tipo, el relleno y la forma del implante mamario lo fundamental es que la prótesis se adapte al cuerpo de la paciente, y no al revés. Lo que puede verse bien en un cuerpo puede ser un desastre en otro. No hay que olvidar que cada mujer y cada cuerpo es mundo.

Algunas mujeres prefieren los implantes redondos que permiten aumentar la plenitud de arriba abajo. Este tipo de implantes pueden ser de baja o de alta proyección.

En cambio, otras mujeres prefieren las prótesis con forma de lágrima, que tienen un aspecto más natural, ya que la parte inferior está más llena que la parte superior de la mama.

Cuando hablamos de prótesis mamarias también hay que tener muy en cuenta el tipo de relleno:

  • El más habitual es el relleno de silicona cohesiva; un tipo de relleno compuesto por una masa gelatinosa bastante compacta que garantiza que la prótesis mantenga su forma y su posición con el paso de los años. La consistencia de este tipo de relleno es muy similar al del tejido mamario e imita muy bien a la grasa humana, por lo que el resultado luce muy natural, tanto al tacto como a la vista.
  • Otro de los rellenos más empleados es el de solución salina, compuesto por agua salada estéril. Este tipo de prótesis se insertan vacías en el espacio creado para ellas en la mama, y luego se llenan. Su mayor ventaja radica en que en casa de rotura la solución salina sería absorbida por el propio cuerpo sin mayores complicaciones.

Otra de las variables a tener en cuenta es la vía de abordaje que se empleará a la hora de colocar los implantes. Para elegir la vía hay que tener en cuenta variables como el grosor del tejido mamario para determinar su capacidad a la hora de cubrir el implante.

La prótesis puede situarse:

  • Parcial o totalmente bajo el músculo pectoral mayor (vía submuscular).
  • Bajo la glándula y sobre el músculo (vía subglandular).
  • Bajo la fascia del músculo pectoral, pero situándose por encima del músculo (vía subfascial).

Aumento de mamas con grasa propia

El aumento de mamas a partir de la transferencia de grasa propia se está consolidando como una alternativa a la cirugía de aumento con implantes mamarios. Es un tratamiento muy seguro que requiere que la paciente disponga de depósitos grasos con suficiente tejido adiposo.

Con este procedimiento se consigue un doble objetivo:

  • Reducir depósitos de grasa no deseada en zonas como el abdomen, los flancos, las caderas…
  • Aumentar de forma natural el volumen de las mamas.

La obtención de la grasa se realiza mediante técnicas de liposucción. En nuestra clínica solemos emplear el sistema Body-Jet, una técnica poco agresiva de lipoescultura asistida por agua a presión:

  • En primer lugar, se introduce en el cuerpo fluido anestésico para no dañar las células grasas.
  • Una vez aplicada la anestesia, se realizan unas pequeñas incisiones en la zona a tratar para introducir unas cánulas especiales que permiten suministrar agua a presión entre los adipocitos para liberarlos de sus ataduras con el menor daño posible a la vez que se aspiran suavemente.

Las células grasas extraídas son tratadas y purificadas para su reutilización como rellenos de grasa autóloga. Estas células tienen una supervivencia cercana al 90% y son totalmente biocompatibles, por lo que no provocan ningún tipo de rechazo por parte del organismo.

Con esta técnica se puede lograr un aumento moderado del tamaño del pecho, nunca superior a una talla o talla y media del sujetador.

En ocasiones, se puede combinar el uso de prótesis de poco volumen con el injerto de grasa propia. Para ello, se extrae la grasa sobrante y se purifica. Una vez tratada la grasa se inserta la prótesis mamaria y se infiltra la grasa en las zonas establecidas para camuflar la prótesis y redondear la mama.

Dr. Julio Terrén: cirujano plástico especialista en aumento de pecho.

Dr. Julio Terrén en Masquemedicos

Dr. Julio Terrén

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *