Explosiones de ira en personas con estrés postraumático

Después de vivir un evento traumático es posible que la persona llegue a sufrir trastorno de estrés postraumático.
Empieza a sentirse alejado de las personas que le rodean, de su familia, de sus amigos y enfadarse con facilidad.

La ira es una respuesta normal ante un suceso traumático, aporta energía para poder actuar con rapidez y protegerse a sí mismo, y a otras personas. Después del suceso, cuando ya no es necesario actuar, la ira desaparece. Pero cuando una persona sufre un trastorno de estrés postraumático, es posible que tenga problemas para controlar esa ira, es decir, se siente enfurecido y puede manifestar intención de hacer daño a otras personas o así mismo.

Cuando una persona presenta este problema, se enoja con rapidez, y es posible que no piense antes de actuar. Considera que la ira es la mejor manera de resolver los problemas y no busca otras soluciones, se siente amenazado y atemorizado por cosas que no representan un peligro.

Explosiones de ira

El enfado es una emoción normal en las personas. Nos sentimos enfadados cuando percibimos que se nos trata injustamente, cuando han invadido nuestro terreno personal, cuando nos impiden conseguir nuestro objetivo, cuando nos llevan la contraria, etc. Cuando una persona se siente provocada por algo que ve como una ofensa o una humillación para sí mismo o para otras personas.

Si alguien se enfada con facilidad o con frecuencia, puede ser vulnerable a tener explosiones de ira.

En una explosión de ira se reacciona de forma exagerada ante una ofensa, una injusticia y se puede manifestar gritando, insultando, lanzando objetos, golpeando cosas o incluso llegando a la agresión física y violencia hacia otras personas.

Aunque podemos enfurecernos contra objetos inanimados, situaciones frustrantes, o personas anónimas. Lo más frecuente es que se manifieste este enfado con las personas que nos rodean, con quienes mantenemos una mayor relación, es decir, con los padres, los cónyuges, los hijos, amigos, compañeros de trabajo, etc.

Las explosiones de ira tienen muchas consecuencias negativas. Una de las principales, es el daño que producen en las relaciones personales con amigos y familia. Puede afectar también la vida laboral, no solo en las relaciones con los compañeros o con los jefes, sino no también porque actúa como un bloqueo en la persona, y limita su capacidad de toma de decisiones, incluso para realizar el trabajo de forma correcta.

También debemos tener en cuenta que la ira solo trae como consecuencia más irá, es decir, un acto de enfado de una persona que no controla su ira puede provocar una respuesta agresiva por parte de los demás, agravando la situación. Además, la persona que tiene este problema puede perder el control y ocasionar un accidente, incluso pueden llegar a tener problemas con las autoridades.

Cuando se presenta este problema de explosiones de ira a causa del estrés postraumático, es necesario acudir a un profesional para recibir la terapia psicológica adecuada. Para controlar la ira y superar el estrés, mejorando así la calidad de vida de la persona.

Consejos para manejar la ira

Es necesario hablar con un especialista en psicología y recibir la atención necesaria para aprender a controlar la ira.

Cuando la persona comienza a sentirse enojada estando con su familia o amigos, es recomendable que intente estar solo -durante un tiempo-, necesita calmarse y así evitar una discusión que pueda llevar a una pelea.

Si lo que dice o hace otra persona le molesta, debe intentar entender su punto de vista y ponerse en su lugar.

No tiene que reprimir los sentimientos, ya que esto puede hacerle sentir peor. Es saludable tratar de hablar con una persona de confianza, escribir acerca de sus sentimientos, realizar una lista de las cosas que le molestan y las cosas que puede cambiar.

Hacer ejercicio, dibujar o pintar, también son formas de descargar la ira.

También es recomendable prestar atención a las situaciones que producen enojo e intentar buscarle una solución.

Técnicas como el yoga, la meditación o el tai chi, son adecuadas para relajarse y mejorar el control de la ira.

Clínicas Origen, especialistas en Psicología y Psiquiatría

Clínicas Origen en Masquemedicos

Clínicas Origen

Clínicas Origen

Clínicas Origen es la red de centros especializados en Psicología y Psiquiatría más grande de España. Utilizan las técnicas más avanzadas en el tratamiento personalizado de diferentes problemas de salud mental.
Cuentan además con un equipo de profesionales formado por psicólogos y psiquiatras expertos, con amplia formación en estas áreas. ofreciendo así la excelencia en todas sus terapias.
Clínicas Origen

Artículos relacionados

Clínicas Origen

Clínicas Origen es la red de centros especializados en Psicología y Psiquiatría más grande de España. Utilizan las técnicas más avanzadas en el tratamiento personalizado de diferentes problemas de salud mental. Cuentan además con un equipo de profesionales formado por psicólogos y psiquiatras expertos, con amplia formación en estas áreas. ofreciendo así la excelencia en todas sus terapias.

2 comentarios sobre “Explosiones de ira en personas con estrés postraumático

  • el 21 junio, 2018 a las 11:35
    Permalink

    Muy interesantes los consejos y el blog en general.
    Siendo abogados de indemnización por latigazo cervical, nos preocupa el bien estar de las personas. Y, estar al tanto de esta noticias no hace ser mejores profesionales.

    Respuesta
  • el 21 junio, 2018 a las 11:37
    Permalink

    Gracias por los consejos, para manejar la ira, siempre son bienvenidos. El trastorno de estrés postraumático trae consecuencias negativas en el día a día del paciente.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *