Juegos para estimular la visión infantil

Al nacer, los bebés apenas son capaces de distinguir algunas formas a su alrededor, pero poco a poco la vista va desarrollándose a medida que van creciendo.

A medida que su capacidad visual se desarrolla, también lo hacen su coordinación y aprendizaje.

Para ayudar a los pequeños en este proceso, puedes poner en práctica algunos juegos y ejercicios sencillos, que recomendamos a continuación, teniendo en cuenta la edad del niño.

Niños de 0 a 5 meses

En esta edad aún no han desarrollado la visión binocular, es decir, usar los dos ojos a la vez. Para ayudarles en este proceso es importante que los juegos y actividades que llevemos a cabo, se hagan trabajando ambos ojos por igual.

Puedes utilizar estímulos luminosos, con objetos que tengan un alto contraste y llamen su atención. Por ejemplo, objetos de color blanco, de diferentes formas, tamaños y texturas.

También se debe trabajar la coordinación ojo-mano, acercándole objetos para que intente cogerlos, y así trabajar la periferia de la visión.

Niños de 6 a 10 meses

Ven borroso, no perciben los colores y les cuesta distinguir objetos. Al comenzar a gatear, y tener que desplazarse, empiezan a mejorar el enfoque y la visión periférica.

Puedes realizar algunos juegos de estimulación visual durante esta etapa, por ejemplo, el clásico juego de cucú-tras y cambiar los gestos de la cara cada vez que “aparecemos”, les ayuda a ejercitar la memoria visual.

Los ejercicios en las mantas de actividades o gimnasios de suelo, ayudan al bebé a coordinar sus movimientos antes de iniciar la fase de gateo.

Otra recomendación son los juegos frente al espejo. Al principio el bebé no reconocerá su propia imagen y es posible que reacciona intentando tocarlo y sonriendo.

Para entrenar la visión periférica, coloca objetos pequeños junto al bebé para que intente cogerlo haciendo pinza con los dedos.

Niños de 10 a 12 meses

La capacidad de movilidad ha aumentado, gatean y algunos ya dan sus primeros pasos. Además, pueden coger objetos y ver su entorno de forma más nítida.

Puedes estimularlos colocando objetos un poco alejados, para que pueda verlos y avanzar hasta alcanzarlos. Para que el bebé aprenda a calcular las distancias, coloca objetos en el suelo para que al desplazarse intente sortearlos.

Llenar o vaciar cajas o cubos, es un juego con el que practicará el enfoque, ya que debe mirar a diferentes distancias.

Niños de 1 a 3 años

A esta edad ya pueden captar todas las tonalidades de colores, son capaces de enfocar a diferentes distancias y manejan la visión periférica. Sin embargo, su visión no está completamente desarrollada.

Sienta al niño en un taburete que le permita apoyar las plantas de los pies en el suelo, y coloca cerca algún objeto que llame su atención y así tenga que levantarse para buscarlo. Debes fomentar que el niño camine y tenga que desplazarse para coger objetos de su interés.

Colocando objetos en el suelo, que le obligan a agacharse para tener que cogerlos, ayudarás a que el niño aprenda a calcular la distancia a la que se encuentra, además refuerza su equilibrio, la percepción que tiene de su cuerpo y la coordinación ojo-mano.

Jugar con puzzles sencillos también es una buena opción para ayudarle a entrenar la musculatura de los ojos, y que los ojos trabajen de forma conjunta.

Niños de 3 a 5 años

El desarrollo visual es casi completo en esta etapa, ambos ojos trabajan conjuntamente para poder iniciar la etapa de lectoescritura.

Para trabajar la coordinación ojo-mano y la motricidad fina, las actividades como dibujar, jugar con plastilina o colorear, son ideales.

Leyendo cuentos juntos, ayudaremos a nuestros hijos a comenzar a asociar los textos con las imágenes, trabajando así la memoria visual. También pueden ordenar objetos por colores y tamaños, para reforzar la discriminación visual.

Niños a partir de los 5 años

Para desarrollar la percepción y la memoria visual, los puzzles y juegos de ingenio son la opción ideal. Estos ayudan además a detectar si el niño presenta algún problema visual. Por ejemplo, es posible ver si identifica los colores correctamente, calcula bien las distancias de los objetos o si tiene una campo visual adecuado.

Por supuesto, es importante no abusar del uso de las pantallas. La sobreexposición o no mantener una distancia adecuada puede provocar dolores de cabeza, ojos irritados, secos o cansados, reducción de la frecuencia de parpadeo, que produce desgaste ocular, miopía e incluso fotofobia. En los casos más graves puede generar presbicia a edades tempranas.

La iluminación de la pantalla debe ser adecuada, y el uso de videojuegos debe limitarse a 15 minutos consecutivos y siempre en los niños mayores de 12 años. Relajando la vista cada cierto tiempo mirando a puntos alejados.

Para estimular correctamente la visión de tu hijo, elige productos adecuado a su edad, evitando que puedan ser peligrosos para ellos. Es importante además acudir a una revisión anualmente con el oftalmólogo, o cada seis meses según el caso, para prevenir problemas en la visión, y si detectas cualquier tipo de irregularidad.

Instituto Oftalmológico Tres Torres

Instituto Oftalmológico Tres Torres en Masquemedicos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *