Liposucción Body Jet – Aqualipo

Hacer desaparecer la grasa del cuerpo es una de las mayores preocupaciones de las personas. Las acumulaciones no deseadas de grasa pueden alojarse en los brazos, los glúteos, la espalda, los flancos, el abdomen, las piernas, el cuello, la papada… estos depósitos grasos no responden ni a la dieta estricta ni al ejercicio, por lo que la cirugía es la única manera de hacerlos desaparecer.

Fue en la década de los 70 cuando el cirujano francés Gerard Yves Illouz demostró que la extracción de grasa mediante aspiración, es decir, lo que hoy en día conocemos como liposucción, era viable. Desde entonces se han ido desarrollando diferentes técnicas y aproximaciones a la intervención partiendo de la técnica básica, que no es otra que una cánula asociada a una bomba de vacío.

Los esfuerzos más recientes encaminados en modernizar la técnica se han focalizado en la forma de extracción de la grasa, es decir, la forma en la que el cirujano elimina la grasa del organismo.

La liposucción Body Jet o “por chorro de agua” supone un paso más, y sirve para ampliar el abanico de técnicas existentes, entre las que se encuentran las liposucciones basadas en ultrasonidos y las asistidas por láser.

¿En qué consiste la liposucción Body Jet?

Body Jet permite, en una única intervención, eliminar la grasa de la zona tratada, extrayéndola y conservándola para que luego pueda ser transferida a otra parte del cuerpo. Es decir, se trata de un procedimiento dos en uno: se elimina el excedente de grasa de aquellas áreas en las que hay un excedente para después emplearla para
aumentar tamaños en zonas como los senos, los glúteos o para corregir defectos en el rostro.

Para llevar a cabo el tratamiento se empieza aplicando anestesia local en el área que va a ser tratada.

Una vez anestesiada la zona se procede a eliminar los depósitos de grasa empleando unas cánulas especiales que tienen un fino chorro de agua a presión al final de ellas. Este chorro hidrostático actúa separando las células sin dañarlas, extrayendo las células sobrantes y los depósitos de grasa.

El uso del agua a presión es ideal para conseguir un proceso de infiltración–aspiración más efectiva, ya que no daña los vasos sanguíneos ni los tejidos próximos a la zona.

El chorro de agua lleva incorporada lidocaína (anestésico local) y un vasoconstrictor que minimiza el sangrado (adrenalina).

La grasa que se extrae se deposita directamente en un recipiente estéril que forma parte de un circuito cerrado, por lo que no existe posibilidad de contaminación de la misma. Con este procedimiento se consigue una importante cantidad de grasa de excelente calidad en cuanto a viabilidad, que está totalmente preparada para ser inyectada.

En los últimos años han aparecido diferentes estudios que indican que esta grasa extraída con ayuda de la disgregación mecánica que produce el agua, presenta un grado de supervivencia mayor que el que ofrece la liposucción tumescente convencional.

¿Qué ventajas ofrece el Body Jet?

  • Es un tratamiento mucho menos invasivo que la liposucción tradicional. Tan solo requiere de anestesia local y no produce daños en los tejidos circundantes a las zonas tratadas.
  • Se reducen los tiempos de intervención. La grasa se extrae de manera rápida, segura y efectiva.
  • Permite actuar en volúmenes más grandes.
  • Se pueden abordar dos zonas a la vez en una misma intervención.
  • La fase de postoperatorio es mucho menos dolorosa. Se reduce a la mínima expresión la aparición de molestias y hematomas.
  • La recuperación es más rápida. El paciente puede volver a su domicilio el mismo día de la operación.

Liposucción Body-Jet o Aqualipo Dr. Moltó
Dr. Moltó en Masquemedicos

Dr. Roberto Moltó García
Últimas entradas de Dr. Roberto Moltó García (ver todo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *