Plasma Rico en Factores de Crecimiento aplicado a la odontología

El plasma rico en factores de crecimiento es una tecnología biomédica, que tiene como objetivo la estimulación de la regeneración tisular, aplicando factores de crecimiento y otras proteínas que se encuentran en el plasma sanguíneo.

Esta técnica se utiliza en diferentes especialidades médicas, la odontología es una de ellas.

Cuando hablamos de factores de crecimiento, nos referimos a un conjunto de proteínas que se encuentran en el plasma de nuestra sangre y cuya función es imprescindible en la regeneración y reparación de tejidos. A partir de la sangre del paciente, es posible aislar y concentrar las proteínas que se encargan de reparar los tejidos, y utilizarlos como tratamiento.

El plasma rico en factores de crecimiento es muy eficaz en diferentes casos como extracciones dentales, pacientes que padecen defectos periodontales y en la colocación de implantes dentales.

¿Cómo y cuándo se aplica la técnica?

El plasma rico en factores de crecimiento es útil en diversas situaciones clínicas. Por ejemplo, el plasma líquido puede utilizarse para humectar la superficie del implante, de esta manera se consigue disminuir el tiempo que tarda este en integrarse en el hueso.

También puede utilizarse en forma de gel para lograr la recuperación del hueso perdido tras realizar una extracción dental o una cirugía oral.

En los casos más complejos, el plasma rico en factores de crecimiento se usa para generar nuevo hueso.

Beneficios del plasma rico en factores de crecimiento en la cirugía e implantología dental

Con el estudio del plasma rico en factores de crecimiento, se ha conseguido desarrollar un concentrado de plaquetas autólogo, que logra mejorar el proceso de cicatrización de los tejidos blandos y la regeneración de los huesos, siendo así muy útil en los tratamientos de implantología dental y cirugía oral.

Es muy útil para compactar y retener el material del injerto, aportando una mayor estabilidad. También se consigue aumentar la velocidad de cicatrización y ayuda a prevenir el sangrado en pacientes tratados con anticoagulantes orales.

Además acelera la integración del implante en el hueso, reduce la inflamación y el dolor, así como el riesgo de complicaciones tras la cirugía, y mejora el postoperatorio y la salud de los tejidos afectados.

Es importante destacar que la estabilidad de los implantes dentales es mayor cuando estos han sido humectados con plasma rico en factores de crecimiento.

El plasma rico en factores de crecimiento se puede utilizar en cualquier paciente, siendo imprescindible en aquellos que resultan de riesgo, como los fumadores, ayudando a una mejor y más rápida regeneración del tejido durante la cicatrización. No tiene efecto antígeno, al tratarse de un material autólogo. No existe riesgo de contagio de ninguna enfermedad.

Además, la fibrina autóloga que se obtiene con el PRGF, puede utilizarse como una membrana biológica que retiene el injerto.

Para más información sobre este protocolo en tratamientos de implantología y cirugía oral, acude a un odontólogo especialista en su aplicación en este tipo de tratamientos dentales.

Clínica Odontológica DeltaDent

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *