¿Por qué se produce la caída de los pechos?

5/5 - (5 votos)

A lo largo de nuestra vida nuestros cuerpos experimentan una gran cantidad de cambios. Un cambio que afecta a la mayoría de las mujeres es la caída del pecho.

La caída del tejido mamario se conoce científicamente como “ptosis mamaria“. Son múltiples los factores que aumentan y aceleran la caída de los senos; aun así, la caída del pecho suele ser un fenómeno natural que aparece fruto del envejecimiento.

La edad y la gravedad: factores determinantes en la caída de los pechos

Y es que, debido al envejecimiento los senos de la mujer van cambiando. El paso del tiempo puede influir en el volumen, la densidad y la estructura general del tejido mamario. Tras la menopausia, a menudo después de los 45 años, el cuerpo produce menos estrógeno que antes.

Esta disminución de estrógeno provoca que los senos pierdan grasa, tejido y volumen. El tejido mamario se encoge, haciendo que los pechos parezcan más pequeños y menos llenos. A medida que va disminuyendo el estrógeno, el tejido conectivo que sostiene los senos se vuelve menos elástico, lo que hace que los senos se caigan.

Hay que tener en cuenta que las glándulas mamarias son tejidos grasos con una gran movilidad cuya única sujeción proviene de lo que se conoce como “ligamentos de Cooper”. Estos ligamentos son tabiques fibrosos que fijan a la dermis la glándula mamaria. Una vez que se deterioran, la mama cae por su propio peso, perdiendo su forma y su contorno.

El estiramiento del ligamento de Cooper se observa con mayor frecuencia en mujeres con senos más grandes debido a la atracción gravitacional. Las mujeres con un índice de masa corporal alto tienden a tener los pechos más grandes y más caídos que las que cuentan con un IMC más bajo. Generalmente, las personas con senos pequeños no experimentan una flacidez significativa.

Lactancia y cambios de peso en la pérdida de firmeza en los senos

Por esta razón, es fundamental acertar con la talla del sujetador a la hora de proteger las mamas; ya que, como hemos comentado anteriormente, el pecho se encuentra en movimiento constante lo que origina desplazamientos de arriba abajo, laterales e, incluso, de dentro hacia afuera, que pueden llegar hasta los 21 cm.

Según varios estudios la mayoría de las mujeres no usa un sujetador adecuado, lo que provoca daños y la caída precoz del pecho.

Otro factor a tener en cuenta son los cambios bruscos de peso (ya sean aumentos o pérdidas). Estas variaciones rápidas en el peso afectan a la forma de las mamas y suelen provocar estiramientos y encogimientos de la piel, lo que acaba traduciéndose en flacidez y descolgamientos.

Los factores ambientales como el humo del cigarrillo también son importantes. Fumar acelera la descomposición de la elastina de la piel ya que aumenta la exposición a sustancias nocivas llamadas radicales libres. Los radicales libres dañan las células y aumentan el riesgo de enfermedades crónicas. Además, los radicales libres promueven el envejecimiento prematuro, favoreciendo la aparición de arrugas, que también pueden afectar la piel de los senos.

En muchas ocasiones se dice que la lactancia materna causa la flacidez de los senos, algo que es completamente erróneo. Ningún estudio muestra un vínculo entre la lactancia y la flacidez. El estiramiento del ligamento de Cooper que ocurre durante el embarazo es lo que realmente causa la flacidez y la caída, no la lactancia del recién nacido.

Cirugía estética: la opción definitiva para corregir la flacidez de tus pechos

La solución una vez que se ha producido la caída del pecho es diversa. Algunas mujeres optan por la cirugía de reducción mamaria para, como su propio nombre indica, reducir el tamaño de los senos y conseguir un pecho más simétrico.

Otra opción es realizar un levantamiento de senos con o sin prótesis mamaria o empleando grasa propia.

Más sobre la ptosis mamaria en drpuig.com
Dr. Julio Puig en Masquemedicos

Dr. Julio Puig

2 comentarios en «¿Por qué se produce la caída de los pechos?»

  • el 22 mayo, 2023 a las 1:17
    Enlace permanente

    «El humo del cigarrillo»…
    La madre de todas las excusas. Vivir en Barcelona o en Madrid o en cualquier otra ciudad de cierto tamaño con la exposición **24 horas al día** a compuestos tóxicos y radicales libres no tiene ninguna influencia y no hay que tomar medidas severas contra los motores de combustión o las fábricas, no. La culpa es de la que fuma, aunque 1 cajetilla le dure 4 o 5 días -una vez se entra en la categoría “fumador” ya está, lo mismo es el fumador social, el habitual moderado que el de cajetilla y media diaria; muy científico eso, claro que sí- … ¡Venga ya, hombre!

    Aprendan de una vez a regenerar los tejidos y se acabarán los pechos caídos, la artrosis, el cáncer -casi todo- , y el 99,9% de las enfermedades. Unas células con una “calidad” de 35 o treintañero no se aflojan, ni desarrollan -salvo casos raros- cáncer ni se rompen como las de las articulaciones de un sexagenario ni requieren de medicación. Dejen de invertir en “tetas de goma”, liposucciones y demás “mamandurrias” y hagan ciencia de verdad, caramba!

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *