¿Por qué seguimos jugando a la Lotería de Navidad?

5/5 - (1 voto)

Año tras año seguimos jugando a la Lotería de navidad, aunque es casi imposible que nos toque. De hecho, las posibilidades que no nos toque nada de lo que hemos invertido es del 86%. En España gastamos una media de 67 euros en lotería, pero la posibilidad de que nos toque el Gordo es de una entre cien mil.

No es que nos guste perder dinero, es que disfrutamos de la ilusión que suponer la Lotería de navidad en los hogares españoles. Desde el momento en que ve la luz el primer anuncio de Lotería hasta el Sorteo del Niño, está diseñado como un evento colectivo donde se comparten las alegrías de los ganadores. Es una campaña emotiva, pensada para que las personas que no resulten ganadoras puedan gestionar su desilusión.

Además, una de cada diez personas recuperará lo gastado en el décimo gracias a los reintegros.

¿Por qué nos conformamos?

La emoción positiva que obtenemos al anticiparnos al hecho con ilusión, es superior a la decepción.

Desde el momento en que compramos el décimo fantaseamos sobre los que haríamos con el dinero si resultamos ganadores, planes, viajes, compras… cuanto más grande el premio, más sueños tenemos para cumplir. Sin embargo, el sorteo se realiza es unas pocas horas, e inmediatamente sabemos si hemos ganado algo o no.

El miedo a no comprar

En algunas personas la motivación para comprar la Lotería año tras año es el miedo a no comprar. El pensamiento de “por si acaso” les lleva a comprar un décimo en cualquier oportunidad que se les presente. No viven el proceso con ilusión sino con cierta angustia.

La confianza irracional en resultar ganadores

El otro lado de la moneda son las personas que compran lotería con el pensamiento de “seguro que me toca”, llenos de una confianza un tanto mágica, olvidando las probabilidades y dando por certeza algo que aún no ha ocurrido.

En estos casos, al no resultar ganadores, aparece una gran desilusión y frustración.

Consejos para superar la frustración por no haberte tocado la Lotería de Navidad

Desecha el pensamiento de “¿qué habría sido de mi vida si…?”, céntrate en el presente. Si no te toca, no te preocupes, céntrate en las cosas que sí tienes, como tu trabajo, salud, pareja, amigos, familiar, etc.

Valora lo que has conseguido. Aquellas cosas que provienen de tu esfuerzo, y concéntrate en cómo mejorar tu economía.

Quédate con lo mejor, los sueños y la empatía con las personas que han resultado ganadoras.

No intentes recuperar el dinero volviendo a invertir en Lotería, asume lo que has perdido, y entiende esto como parte del proceso.

No te tortures mentalmente por el dinero que has gastado, perdonarnos por las acciones que hemos realizado y de las cuales nos arrepentimos, es imprescindible. Esto nos permite vivir conformes con nosotros mismo.

Si la compra de Lotería de navidad se ha convertido en un acto compulsivo, el no ganar te produce una excesiva frustración, y no sabes cómo gestionarlo, en estos casos el apoyo de un psicólogo puede ser necesario. No dudes en acudir a una consulta para recibir la ayuda necesaria.

Clínicas Origen, especialistas en Psicología y Psiquiatría

Clínicas Origen en Masquemedicos

Clínicas Origen

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.