Preguntas y respuestas sobre abdominoplastia

La abdominoplastia es uno de los procedimientos más solicitados en la cirugía plástica. A través de esta intervención se trata el exceso de piel y grasa y la musculatura del abdomen. El objetivo es tonificar los músculos del vientre para obtener una figura más esbelta y un abdomen más plano.

Esta intervención está dirigida a aquellas personas que presentan exceso de piel y acumulación de grasa en el abdomen, o para aquellas que han experimentado una pérdida considerable de peso -algo muy común tras el embarazo- lo que produce un exceso de flacidez en el vientre.

Además de los beneficios estéticos de la abdominoplastia, hay que destacar la parte funcional de esta intervención, ya que va mejorar algunos problemas como la diastasis de rectos, la incontinencia urinaria, así como posibles hernias o el dolor de espalda.

¿Qué tipos de abdominoplastia existen?

Las operaciones de abdominoplastia varían en función de la extensión de la cirugía. Una abdominoplastia puede ser completa (duración de 1 a 5 horas) o parcial (abdominoplastia mini-tuck), que se puede completar en 1 o 2 horas.

La principal diferencia radica en que la abdominoplastia completa trata, como su propio nombre indica, las áreas tanto por encima como por debajo del ombligo, mientras que la abdominoplastia mini se centra en la parte inferior del abdomen, por debajo del ombligo.

¿Puede combinarse con otras intervenciones?

La abdominoplastia se suele combinar con la liposucción para hacer lo que se conoce como lipoabdominoplastia. Con esta intervención conjunta se trabaja tanto el abdomen como el contorno corporal: caderas, muslos y nalgas. Con ello se consigue mejorar la silueta en su conjunto.

También se puede combinar con operaciones como la reducción, el levantamiento o el aumento de pecho.

¿Qué tipo de anestesia se emplea?

Normalmente se utiliza anestesia general, el paciente está dormido durante todo el procedimiento.

¿Quedan cicatrices?

Las incisiones necesarias para la abdominoplastia se realizan, en la mayoría de los casos, en la parte baja del abdomen, a menudo cerca de la zona púbica, y su longitud varía en función de la cantidad de grasa o de piel a retirar. Son cicatrices que pueden ocultarse debajo de la ropa interior.

¿Sirve para perder peso?

La abdominoplastia no es un procedimiento indicado para la pérdida de peso. Se centra en mejorar el contorno corporal eliminando la piel y la grasa sobrante.

¿Se pueden eliminar las estrías con una abdominoplastia?

Con la cirugía del abdomen se pueden mover, bajar o eliminar las estrías, siempre que formen parte del exceso de piel a retirar.

¿Se consigue lo mismo que con una liposucción?

No. Con la liposucción se eliminan los depósitos de grasa corporal pero no se trata la piel flácida sobrante ni la musculatura abdominal. La liposucción está indicada para pacientes que cuentan con una piel tersa y lisa, sin faldón abdominal y cuyos músculos abdominales están en buena forma.

¿Se puede realizar tras una cesárea?

Pese a que muchas famosas convierten el parto en una especie de remodelado corporal, en nuestra clínica solemos recomendar esperar, al menos, tres meses tras el parto para realizar la abdominoplastia, ya que el abdomen materno sufre importantes cambios en los meses posteriores al parto.

¿Los resultados perdurarán en el tiempo?

Para que los resultados se mantengan es importante que el paciente se cuide y mantengan unos hábitos de vida saludables. No es necesario machacarse en el gimnasio ni seguir una dieta estricta, basta con cuidarse y no caer en excesos.

Dr. González-Fontana: cirujano experto en abdominoplastias
Dr. González-Fontana en Masquemedicos

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *