¿Qué pasa después de la transferencia embrionaria?

5/5 - (1 voto)

La transferencia embrionaria es el último paso de la Fecundación in Vitro o de la ovodonación, entre otros tratamientos de reproducción asistida. Consiste en transferir al útero de la mujer, el embrión obtenido mediante la fecundación del óvulo con el espermatozoide, en el laboratorio.

A partir del momento de la transferencia embrionaria, comienza para las pacientes un período de espera hasta realizar la prueba de embarazo, durante el que surgen muchas preguntas. A continuación, respondemos a las dudas más frecuentes.

Reposo después de la transferencia del embrión

El reposo indicado es únicamente el tiempo que permanecerá la paciente en el centro tras realizar la transferencia. Una vez que vuelva a casa se recomienda llevar una vida tranquila, no hacer esfuerzos y reincorporarse a sus actividades normales poco a poco.

Se debe evitar hacer ejercicio intenso y levantar peso excesivo. La paciente podrá conducir y viajar en cualquier tipo de transporte.

Postura adecuada para dormir

La postura que adopte la paciente para dormir no afecta a la implantación del embrión. No hay una postura óptima ni recomendada, más allá de aquella que le resulte cómoda y le permita un mejor descanso.

Relaciones sexuales después de la transferencia embrionaria

La recomendación general es posponer el coito vaginal hasta después de realizar la prueba de embarazo.

Medicación tras la transferencia embrionaria

La medicación que debe tomarse es indicada por el equipo médico, que serán hormonas que tienen como objetivo ayudar a mantener un estado adecuado para la implantación del embrión y el embarazo.

En caso de presentar algún problema de salud, contactar siempre con el profesional encargado de su atención para determinar si requiere tomar algún otro medicamento.

Síntomas después de la transferencia del embrión

Cada persona es diferente y la reacción a los procesos hormonales y el embarazo también lo es.

Muchas mujeres no notan ningún síntoma que llame su atención durante este período. Esto no debe ser motivo de preocupación.

En otros casos, en los días posteriores a la transferencia pueden presentarse los siguientes síntomas:

  • Cansancio o fatiga.
  • Micción más frecuente.
  • Tensión mamaria.
  • Mareos o náuseas.
  • Pinchazos en la zona del abdomen o las lumbares.

Si en algún momento presenta fiebre, inflamación, dolor abdominal en aumento o problemas para respirar, debe contactar con el equipo médico.

Sangrado después de la transferencia embrionaria

Un sangrado escaso tras la transferencia del embrión no tiene por qué ser una señal de problemas. El embrión se adhiere al endometrio y tras ello se introduce en el espesor del mismo, lo que puede provocar una lesión en pequeñas arteriolas o vénulas que produzcan una leve pérdida de sangre.

Es importante estar atenta a la cantidad de sangrado, duración, periodicidad y momento en el que aparece, para poder informar correctamente al especialista y determinar la gravedad o no del mismo.

Si el sangrado es constante y no se detiene, se recomienda guardar reposo y continuar con la terapia indicada hasta contactar con el equipo médico de la clínica de reproducción asistida.

Test de embarazo después de la transferencia

El momento adecuado para realizar la esperada prueba de embarazo varía dependiendo del momento de madurez en el que se hayan implantado los embriones transferidos. En la clínica de reproducción asistida, unos 10 días después de la transferencia, se suele realizar una analítica en sangre para comprobar el valor de la beta HCG.

Además de estas, pueden surgir muchas dudas antes y durante un tratamiento de reproducción asistida. Lo mejor es consultar con un especialista para entender cada parte del proceso y llevarlo de la mejor manera posible.

Ovoclinic, centros de Reproducción Asistida

Ovoclinic en Masquemedicos

Ovoclinic

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *