Técnicas de exposición a los estímulos que generan ansiedad

Las técnicas de Exposición son claves en la Terapia Cognitivo-Conductual. Consisten en afrontar de forma sistemática situaciones (ej. estar cerca de un animal y/o tocarlo, viajar en metro, hablar en público, montar en ascensor, etc) o estímulos internos (ej. sensación de desmayarse, miedo a tener una enfermedad, obsesiones) que generan ansiedad u otras emociones negativas y/o provocan el impulso de realizar una acción determinada (ej. lavarse las manos compulsivamente, atracarse, beber). La persona debe mantenerse en la situación o bien afrontar el estímulo interno hasta que la emoción o el impulso se reduzcan significativamente, hasta que sea capaz de tolerar la emoción negativa y/o hasta que compruebe que las consecuencias anticipadas no ocurren.

Tipos de exposición

  • Exposición en vivo (EV). Implica exponerse sistematicamente a situaciones temidas reales en la vida diaria, ej. sitios altos, transportes públicos, extraerse sangre, tocar un animal, etc.
  • Exposición en imaginación (EI). Implica imaginar que se están afrontando las situaciones problemáticas o que se experimentan los estímulos internos que generan ansiedad o disparan ciertos impulsos.
  • Exposición interoceptiva. Consiste en exponerse a las sensaciones corporales que se temen (p. ej. mareo, taquicardia) y que son inducidas a través de diversos medios; por ej. hiperventilar, retener la respiración, correr sin desplazarse del sitio, tensar los músculos del cuerpo.

La Terapia de Exposición está especialmente indicada en problemas psicológicos en los que existe un cierto grado de evitación de los estímulos que generan ansiedad y a su vez esta evitación hace que persista el problema, contribuyendo a su mantenimiento. Está indicada para personas con distinta problemática, especialmente para personas con trastornos de ansiedad:

  • Fobias específicas: en estas la exposición en vivo ha demostrado ampliamente su eficacia.
  • Fobia social: la exposición ha sido superior a la relajación por ejemplo.
  • Agorafobia: la exposición en vivo ha resultado superior a técnicas cognitivas aplicadas sin exposición.
  • Trastorno Obsesivo Compulsivo: la exposición en vivo junto con la prevención de respuesta ha resultado ser muy eficaz.
  • La exposición a las sensaciones temidas se emplea en el tratamiento del trastorno de pánico y agorafobia.
  • La exposición a las preocupaciones en el trastorno de ansiedad generalizada.
  • A los recuerdos traumáticos y pesadillas en el trastorno de estrés post-traumático.
  • A las obsesiones en el trastorno obsesivo-compulsivo.
  • La exposición también se ha aplicado para el manejo de la ira, a comentarios desencadenantes de ira y agresividad.
  • Se ha aplicado con éxito en los trastornos adictivos (alcohol, drogas, juego patológico) en la bulimia nerviosa, etc.

José Antonio González Ortega, Psicólogo, en Masquemedicos

José Antonio González Ortega

José Antonio González Ortega

José Antonio González Ortega es Licenciado en Psicología, con especialidad clínica por la UNED. Cuenta con Máster en Terapias de Conducta y formación complementaria en Entrenamiento en Relajación Creativa y Habilidades Emocionales, Consciencia Creativa, Consciencia de la Consciencia y Creencias
Es Miembro del Colegio de Psicólogos de Madrid.
José Antonio González Ortega

Artículos relacionados

José Antonio González Ortega

José Antonio González Ortega es Licenciado en Psicología, con especialidad clínica por la UNED. Cuenta con Máster en Terapias de Conducta y formación complementaria en Entrenamiento en Relajación Creativa y Habilidades Emocionales, Consciencia Creativa, Consciencia de la Consciencia y Creencias Es Miembro del Colegio de Psicólogos de Madrid.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *