Tratamiento de la conjuntivitis en los niños

La conjuntivitis es una inflamación de las capa más externa del ojo, la conjuntiva. Suele ser muy frecuente en los niños, y no es un problema de gravedad.

Tipos de conjuntivitis

La conjuntivitis en los niños, lo mismo que en adultos, la producen diversos factores:

  • Irritativa: cuando entran partículas en el ojo o se ven afectados por la contaminación.
  • Vírica: son las más frecuentes, y suelen ser virus que normalmente se transforman en constipados y afectan a los ojos.
  • Bacteriana: generalmente son secundarias al padecimiento de una conjuntivitis vírica.

¿Es posible prevenir la conjuntivitis en niños?

Al igual que con adultos, es imposible prevenir la conjuntivitis vírica en niños, ya que va asociada a un problema de vías altas y exceso de mocos, muchos de estos virus se van a ir hacia los ojos.

El resto de conjuntivitis, tanto infantil como en adultos, tampoco pueden evitarse, ya que se producen por contacto del ojo con agentes irritativos o, en el caso de la conjuntivitis bacteriana, como consecuencia de la conjuntivitis vírica.

La conjuntivitis es contagiosa, y se transmite por el contacto, y aunque no podemos prevenirla, lo que sí podemos hacer es evitar que otros niños en casa se contagien.

Para evitar el contagio de conjuntivitis se debe evitar usar las mismas toallas, y lavarlas por separado del resto de toallas de la familia. Proceder igualmente con las fundas de almohadas. Además, el niño afectado debe lavarse las manos después de tocarse los ojos, y los padres tras aplicar el tratamiento o limpiar el ojo.

¿Cómo se trata la conjuntivitis en niños?

Para tratar la conjuntivitis es básico acudir al oftalmólogo, pero no se trata de una urgencia. Lo que se recomienda es lavar el ojo con suero fisiológico y gasas estériles, lavando bien las manos antes y después, hasta que podáis acudir al oftalmólogo para que indique un tratamiento antibiótico adecuado si el niño lo necesita.

En la farmacia pueden vender un “pretratamiento” que ayuda a reducir los síntomas, tales como gotas de lágrimas o gotas astringentes, pero el tratamiento debe ser indicado por un médico, porque dependiendo del tipo de conjuntivitis el tratamiento es distinto.

Cuando se trata de una conjuntivitis vírica, no suele ser necesario ningún tipo de tratamiento. Por el contrario, si se trata de una conjuntivitis causada por un bacteria, se recetará algún antibiótico (colirio o de uso tópico). Si la conjuntivitis está producida por una alergia, el niño deberá tomar algún antihistamínico indicado por el médico.

¿Son eficaces los remedios caseros para la conjuntivitis?

Seguramente te han recomendado un sinfín de remedios caseros para tratar la conjuntivitis, siendo los más comunes la manzanilla o las compresas de agua fría.

La manzanilla posee propiedades que ayudan a aliviar los síntomas de la conjuntivitis en los niños, como son el dolor, picor, y enrojecimiento, pero no es un tratamiento adecuado de la enfermedad, ya que no actúa sobre la causa, únicamente reduce los síntomas.

Igual sucede con las compresas de agua fría, ya que esta ayuda a disminuir la inflamación y a lubricar el ojo, pero no es el tratamiento correcto.

Es imprescindible consultar con un médico cuando tu hijo padece una conjuntivitis, para que pueda ser evaluado adecuadamente y tras un diagnóstico profesional, reciba el tratamiento idóneo y pueda recuperar la salud de sus ojos cuanto antes.

Instituto Oftalmológico Tres Torres

Instituto Oftalmológico Tres Torres en Masquemedicos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *