10 pruebas médicas para detectar ETS

5/5 - (1 voto)

La forma más efectiva para saber si una persona se ha infectado con una enfermedad de transmisión sexual, es realizar las correspondientes pruebas de ETS.

Muchas veces este tipo de enfermedades no presentan apenas síntomas, por lo que puede ser difícil percatarse de su presencia. Se recomienda realizar estas pruebas existan o no síntomas, con el fin de tratar las ETS lo antes posible y evitar graves problemas para la salud a corto o largo plazo.

Prueba del VIH

Es la única forma de saber si una persona está infectada por el virus de inmunodeficiencia adquirida. Estas pruebas se realizan tomando muestras de sangre, saliva u orina.

Existen 3 tipos de pruebas:

  • Ácido nucleico (NAT): indica si la persona tiene VIH o la cantidad de virus presentes.
  • Anticuerpos y antígenos contra el VIH: detecta en sangre anticuerpos y antígenos contra el VIH.
  • Anticuerpos: detección de anticuerpos contra el VIH en sangre o saliva.

Prueba del SIDA

Se lleva a cabo para la detección de anticuerpos frente al VIH. Permite además determinar la etapa en la que se encuentra la enfermedad y el tratamiento más adecuado para cada paciente.

Una persona puede estar infectado con el VIH y no tener SIDA. Cuando el virus ha afectado gravemente al sistema inmunitario, es cuando aparece la enfermedad, un proceso que puede tardar 10 años, si no se realiza el tratamiento necesario.

Prueba de Sífilis

Se realiza con el objetivo de detectar y diagnosticar la enfermedad en sus primeras etapas, cuando es más fácil de eliminar.

Normalmente se lleva a cabo mediante una punción en el dedo para tomar muestra de sangre. También se puede realizar de una llaga, de piel o de líquido cefalorraquídeo.

Estas pruebas suelen durar entre 7 a 10 días, y detectan tanto los anticuerpos de la bacteria que causa la sífilis, como la propia enfermedad.

Prueba de VPH

Permite detectar la presencia de este virus en el organismo. El VPH puede provocar el desarrollo de verrugas genitales, células cervicales anormales o cáncer cervical.

En el caso de que aparezcan verrugas genitales, puede detectarse el VPH mediante distintas pruebas:

  • Papanicolau: se recolectan células del cuello del útero o la vagina, para analizarlas en el laboratorio y detectar anomalías que pueden producir el cáncer.
  • Prueba de ADN: se realiza para reconocer el ADN de los tipos de VPH relacionados con cánceres genitales.

Prueba de verrugas genitales

Con un simple examen visual puede detectarse la presencia de las verrugas genitales causadas por el VPH. Existen muchos tipos de VPH, pero pueden clasificarse en dos tipos de infecciones:

  • Infecciones de bajo riesgo: causan verrugas en la zona genital y el ano, que pueden desaparecer por sí solas o mediante tratamiento médico.
  • Infecciones de alto riesgo: pueden no manifestar síntomas y desaparecer solas en un par de años o provocar cáncer de vagina, cuello uterino, ano, boca o garganta.

Los métodos para detectar esta ETS son:

  • Pacientes femeninas: Se utiliza un espéculo para abrir la vagina y examinar el cuello del útero. El médico recolecta células de esta zona utilizando una espátula plástica o un cepillo suave.
  • Pacientes masculinos: Se lleva a cabo PCR, frotando la mucosa genital con una torunda. Posteriormente se realiza una técnica molecular llamada “reacción en cadena de la polimerasa”.

Prueba de Hepatitis A

El diagnóstico de la Hepatitis A se realiza mediante detección en la sangre de los anticuerpos contra la infección.

Otra prueba para conocer la infección es la reacción en cadena de la polimerasa (RT-PCR), que detecta el ARN del virus.

El análisis de sangre es el más preciso para detectar el VHA. Es posible que se necesite otro análisis de sangre adicional para revisar el funcionamiento del hígado durante la infección.

Prueba de Hepatitis B

Para detectar la Hepatitis B se buscan signos del daño hepático causado por la infección, como puede ser dolor abdominal o tono amarillento de la piel.

Esta puede presentar síntomas muy leves o ser prácticamente asintomática.

Se debe confirmar el diagnóstico mediante pruebas analíticas para hacer un seguimiento y distinguir las infecciones agudas de las crónicas.

Las pruebas pueden llevarse a cabo de maneras distintas:

  • Análisis de sangre
  • Ecografía hepática
  • Biopsia de hígado

Prueba de Hepatitis C

Se trata de un análisis de sangre para detectar el virus causante de la hepatitis o las proteínas producidas por el cuerpo para combatirlo.

Estas pruebas se realizan para determinar el tipo de hepatitis, detectar el virus en personas con mayor riesgo de contraer o contagiar la infección, o en posibles donantes de órganos y sangre.

  • Pruebas anticuerpo ant-HCV: detectan los anticuerpos contra el virus de la hepatitis C.
  • Prueba del material genético (ARN): se utiliza para identificar una infección por hepatitis C activa.

Prueba de Gonorrea

La Gonorrea puede ser asintomática o puede confundirse con una infección vaginal o de vejiga. Las pruebas confirman la existencia de la bacteria.

Se realiza generalmente mediante muestras de orina donde se detectan las bacterias en la uretra. También puede tomarse una muestra de la zona afectada.

  • Detección de la gonorrea en los hombres: se utiliza un hisopo para tomar muestras de las células del pene, ano o garganta. Estas se analizarán en el laboratorio.
  • Detección de la gonorrea en las mujeres: con la ayuda de un espéculo se abre la vagina y se examina el cuello del útero. Para recolectar la muestra se utiliza un cepillo suave.

Prueba de Clamidia

Muchas personas no presentan síntomas, mediante las pruebas de clamidia es posible conocer la existencia de esta bacteria.

Para detectar esta enfermedad se pueden realizar dos tipos de pruebas:

  • Análisis de orina: recolectar la orina en casa en un recipiente específico y enviar la muestra a un especialista.
  • Hisopado: el médico toma una muestra del flujo del cuello uterino. Este se analizará para detectar la clamidia.

Precios de las pruebas de ETS

Es importante llevar a cabo todas estas pruebas en un centro especializado y de la mano de un equipo de profesionales competentes.

El precio de las mismas puede variar según las necesidades de cada paciente, partiendo desde los 50€ por prueba.

Si deseas más información sobre las ETS y su detección y tratamiento, acude a una consulta especializada en salud sexual, donde resolverán todas tus dudas.

Clínicas The Test, especialistas en salud sexual masculina

Clínicas The Test en Masquemedicos

Clínicas The Test

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.