7 claves para volver al trabajo sin estrés

Las vacaciones han finalizado y llega el momento de volver al trabajo y retomar la rutina, para las personas que no se sienten bien en su entorno laboral, esto supone un aumento de estrés y un gran malestar.

Según explica Pilar Conde, directora técnica de Clínicas Origen, en el mes de septiembre las consultas psicológicas relacionadas con el estrés laboral aumentan. Por eso nos da algunas recomendaciones para frenar al estrés al volver al trabajo, después de las vacaciones.

Consejos para reducir el estrés al volver al trabajo

  1. Da prioridad a las tareas más urgentes. Divide las tareas en bloques, según la importancia y la urgencia que requiera cada una de ellas. Organiza tu agenda diariamente, y cúmplela, realizando en primer lugar las tareas prioritarias.
  2. Al finalizar tu jornada laboral, desconecta. Sal con tus amigos, haz planes con tu familia, haz deporte, o cualquier actividad que te resulte placentera.
  3. Cumple con los horarios de comida y de descanso. Es imprescindible que tomes el tiempo que te corresponde para disfrutar de la comida con tranquilidad, o para descansar unos minutos durante la jornada laboral. Es preferible que prepares tu comida en casa el día anterior, y evites los alimentos precocinados. Busca un lugar tranquilo para comer y desconectar del trabajo en ese tiempo.
  4. Cambia la manera en la que te enfrentas emocionalmente a tu realidad. Si te centras en lo negativo al volver al trabajo, será más difícil tu regreso y permanencia en él, sin perjudicar tu bienestar. Se trata de abordar la realidad de una forma racional, de aprender a gestionar las diferentes situaciones y seguir adelante.
  5. Evita ser pesimista. Es necesario un trabajo mental y un gran esfuerzo para lograr cambiar un enfoque negativo de la realidad, es difícil, pero no es imposible. Debes comenzar tomando conciencia de cómo interpretas cada situación y de qué piensas cuando te sientes de una forma u otra.
  6. Una excelente herramienta adicional es el mindfulness. Esta técnica te ayuda a tener el control sobre hacia donde diriges tu atención; y así centrarte en el cumplimiento de tu labor, dejando de lado otros aspectos subjetivos.
  7. En ocasiones hay que parar. Es necesario consultar con un especialista cuando el estrés comience a producir alteraciones físicas como pérdida de peso o trastornos del sueño. También debes observar si notas irritabilidades, te enfadas con mayor facilidad, o sientes que tu ánimo decae constantemente. Si tu bienestar está en juego, lo recomendable es pedir ayuda.

Es importante detectar el tipo de emoción que sentimos, y determinar, de la mano de un profesional de la psicología, cuáles son nuestras estrategias de afrontamiento psicológico, para lograr un cambio y alcanzar el bienestar que deseamos. Si somos hipersensibles, y reaccionamos de forma intensa y brusca ante las diferentes situaciones que se presentan en nuestro día a día en el trabajo. Si somos realistas, es decir, somos mucho más objetivos a la hora de interpretar las situaciones, o por el contrario nuestro perfil psicológico es dañino, buscando constantemente el bienestar en la aprobación de otras personas.

Cuando el estrés laboral llega a producir depresión y el planteamiento personal no es suficiente, también es necesario buscar el apoyo de un experto. Con su ayuda lograrás aprender a pensar y afrontar las situaciones de un forma distinta, que te permita sentirte bien contigo mismo.

Clínicas Origen, especialistas en Psicología y Psiquiatría

Clínicas Origen en Masquemedicos

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *