¿Cómo sé si necesito ir a terapia de pareja?

5/5 - (1 voto)

En la relación de pareja pueden surgir problemas que no consigamos manejar por nosotros mismos, en los que la ayuda de un especialista en terapia de parejas puede ser la clave para encontrar la solución.

Dificultades en la comunicación, en las relaciones sexuales, la convivencia y tareas domésticas. Los problemas económicos o las discrepancias en la crianza de los hijos o los planes a futuro, son factores que pueden afectar a la pareja y llevarla a la crisis.

¿Necesitamos acudir a terapia de pareja?

La terapia de pareja puede ser de gran ayuda cuando vuestra relación está pasando un momento difícil. Si os veis reflejados en al menos 2 o 3 de los siguientes puntos, os recomendamos acudir a un profesional para conseguir dar solución a estos problemas.

Ya no hacéis cosas juntos

Antes ibais al cine o a cenar, a dar un paseo… estas actividades que solíais compartir y disfrutar juntos, son cosa del pasado. Cuando disminuyen estos momentos, también se reduce la calidad de la relación.

Tenéis menos ganas de pasar tiempo juntos

Ya no os apetece pasar tiempo juntos, puede que viváis en la misma casa e incluso así, evitáis la compañía del otro.

Discutís cada vez más

Os mostráis a la defensiva y siempre parecéis estar enfadados. Hay menos empatía por los sentimientos del otro, y las discusiones se producen de forma frecuente y por cualquier motivo.

Ya no compartís vuestras preocupaciones y metas

Hablar de lo que os preocupa, o de las ilusiones y proyectos a futuro, es algo que también ha quedado en el pasado. Os limitáis a vivir el día a día, sin organizar planes a futuro. Incluso cosas tan sencillas como planificar las vacaciones, puede convertirse en un problema.

Es difícil llegar a acuerdos en asuntos cotidianos

Os cuesta llegar a un consenso en asuntos de la vida diaria, la comunicación falla cada vez más, y los debates llegan a convertirse en discusiones.

Prefieres quedarte más tiempo en el trabajo en lugar de ir a casa

Justo para evitar la presencia de tu pareja y pasar tiempo a su lado, decides quedarte un par de horas más en el trabajo, en lugar de volver a casa y compartir tiempo con él/ella.

La actividad sexual ha disminuido

Vuestra vida íntima puede sufrir cambios en diversas etapas de la vida y debido a diversas razones, como períodos de alta tensión, el diagnóstico de una enfermedad grave o la llegada de un bebé al hogar. Sin embargo, si no existe una causa específica y comprensible que explique estos cambios, puede ser un indicio de una crisis en la relación de pareja.

Las muestras de cariño se han reducido

No os demostráis el cariño que sentís el uno por el otro, ya sea de forma física, verbal, o con acciones y detalles. Con el tiempo, estos actos de amor hacia el otro, han ido quedando atrás.

Si has visto tu relación de pareja reflejada en los puntos anteriores, es momento de que os planteáis acudir a una psicólogo experto en terapia de pareja, que os ofrecerá un espacio seguro donde hablar sobre vuestros problemas y os ayudará a aprender y poner en práctica las herramientas necesarias para darles solución.

Clínicas Origen

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *