Control obsesivo de la pareja a través de redes sociales

Revisar el móvil de la pareja, controlar sus nuevos amigos en redes sociales, los likes y comentarios en sus publicaciones… todos estos comportamientos denotan una conducta obsesiva de control, que viene de inseguridad, celos, falta de autoestima. Si nos dejamos llevar, e invadimos el espacio del otro, preguntando, dudando, imponiendo, puede terminar en conductas de maltrato psicológico.

Los jóvenes y adolescentes son más vulnerables a este tipo de conductas, porque su autoestima, su imagen e identidad personal se están formando. Además les dan más importancia a todo lo que sucede en redes sociales, porque han crecido relacionándose a través de estas, y utilizando las nuevas tecnologías para comunicarse. En las parejas de adultos, la dinámica es muy similar, pero lo que ocasiona más discusiones son los mensajes a través de Whatsapp.

El espía vs. el espiado

El miembro de la pareja que espía y controla a su pareja tiene la necesidad de saber con quién habla y/o interacciona, su inseguridad le lleva a manipular al otro. En algunos casos más graves, llega a exigir a su pareja saber las contraseñas y leer las conversaciones que tiene con otras personas, invadiendo su privacidad.

El espiado ve como va perdiendo su libertad personal y su espacio dentro de la pareja, incluso puede llegar a pensar que tiene que justificarse ante su pareja.

¿Por qué existe la necesidad de controlar a la pareja?

Esta necesidad de control puede estar originada por la falta de autoestima y confianza, además del miedo de perder a la pareja, a la soledad, y la creencia de no poder estar sin esa persona.

En algunos casos más graves, la persona cree tener el derecho de conocer cierta información privada de su pareja, y comienza a inculcarle la idea de que si realmente le quiere, debe contarle todo. Estas personas buscan parejas que permitan este control sobre ellos.

En los casos más graves, cuando la inseguridad y baja autoestima se unen a la creencia de tener el derecho de controlar a la otra persona en todo momento, tienden a buscar como pareja a aquellos en quienes puedan generar dependencia emocional, y por ello toleren estas conductas obsesivas de control, que se pueden materializar a través de las redes sociales.

Aunque existan problemas en la pareja, no siempre se trata de una relación tóxica donde exista una necesidad de control. Si este es el caso es importante buscar el apoyo de un profesional de la psicología para ayudarnos en el autoconocimiento, trabajando sobre las inseguridad y falta de autoestima que genera la dependencia emocional, y lograr superarla.

Clínicas Origen, especialistas en Psicología y Psiquiatría

Clínicas Origen en Masquemedicos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *