Cortos para educar en valores y emociones

Este viernes de cine nos vamos a dirigir al mal considerado género menor que aquí tanto nos gusta y sobre el que nos hemos pronunciado en otras ocasiones, el cortometraje. Nos apetece dejaros una reseña sobre tres cortos para educar en valores y emociones pueden conectar con vosotros en pocos segundos y que a veces dejan más mensaje que cualquier película de dos horas que encontremos hoy en día.

El primero de ellos es Educar en valores. Cuento del Erizo. Una pequeña historia que nos habla sobre la integración, la educación en valores que debemos de hacer a los niños para que no rechacen a los compañeros que puedan ser o parecer o etiquetarse en la escuela de diferentes. Un pequeño erizo empieza a sus clases nuevo y le cuesta integrarse por sus pinchos en la piel. Incluso algún otro animal intenta acercarse, pero cuando él se acerca se sienten molestos por el dolor. Pero como en muchas situaciones lo que importa es la actitud y la búsqueda de soluciones. Y eso es lo que vivió el erizo para superar su soledad.

El segundo de ellos lo podéis encontrar en youtube como “El poder de los sentimientos”. Un corto muy acertado que nos muestra dos visiones de afrontar la vida, dos adultos un chico y una chica. Él parece atraer todo lo malo y ella todo lo bueno a su alrededor. Cuando tropiezan por la calle se ven desbordados por situaciones emergentes que tienen que superar juntos y él cuando es capaz de lanzarse…. ¿Qué pasará?

Umbrella también es un corto de animación para adultos, premiado en multitud de lugares e incluso ganador de un Óscar. Un corto emocional que es capaz de dejarnos una reflexión tan importante para favorecer la empatía como es hacernos conscientes de que no todos lidiamos con el dolor de distintas maneras. Y que juzgar sin conocer al otro, es solo una pérdida de tiempo. 

“UMBRELLA” es un corto dirigido por Helena Hilario y Mario Pece realizado en Brasil. Cuenta con una buena animación donde vemos a una niña junto con su madre visitando un orfanato y ahi conocerá a un niño llamado Joseph que tiene un deseo peculiar, su único desea es tener un paraguas amarillo. ¿Para qué querrá ese paraguas?

Ojalá os apetezca descubrirlo a lo largo de este fin de semana. Esperamos que os gusten.

Silvia Santana

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *