El vínculo afectivo paterno en la crianza

La crianza de los hijos no es una misión fácil, muchas veces la mayor parte de las tareas de este largo proceso recae sobre las madres, pero es importante que los padres también se involucren en el cuidado y educación de los hijos, fortaleciendo el vínculo paterno filial.

Tanto la maternidad como la paternidad se forman con la experiencia. Para facilitarla y reforzarla, es imprescindible la participación durante el embarazo, el nacimiento, el postparto y la crianza. Si buscamos que nuestros hijos mantengan un vínculo con ambos progenitores, es importante que también puedan tener tiempo de cuidado y afecto individual con el padre.

Este vínculo se comienza a formar durante la gestación, ya que el bebé es capaz de percibir las voces de sus progenitores, y diferenciarlas entre sí. La presencia del padre durante los chequeos prenatales y las ecografías, durante todo el embarazo, la preparación del nido, durante el nacimiento, el acompañarse mutuamente, y compartir las responsabilidades en torno al bebé y su crianza, fortalecen el vínculo padre-hijo.

La paternidad implica una serie de cambios en la vida, la rutina, los tiempos, las actividades y las prioridades, pero también supone una gran oportunidad de crecimiento individual, como pareja y como familia. Pilar Conde, Directora técnica de Clínicas Origen, nos trae algunos consejos para fortalecer el vínculo afectivo paterno en la crianza.

Mantener un buen ambiente familiar

Un ambiente familiar adecuado aporta seguridad y confianza en sus padres. Crecer en un entorno donde no se demuestra respeto y amor, puede crear en los niños traumas e inseguridades.

Ser papá no es sólo pensar en los cambios económicos que afronta la familia, o brindar apoyo, también es ponerse en contacto con las necesidades de la madre y por supuesto, del niño.

Si se aprende que el amor y el respeto son las bases de la estabilidad de la familia, se repetirán estos valores en el futuro al formar su propia familia.

Pasar tiempo juntos y enseñar con el ejemplo

El trabajo y la rutina diaria hace que el tiempo que pasan los hijos con sus padres disminuya.

Es muy importante reservar tiempo para compartir con los niños. Los días libres en el trabajo, planificar alguna actividad en familia, y así poder pasar el día juntos. Así, se sentirán más importantes, y mejorará su autoestima.

Además, es imprescindible dar un buen ejemplo a los niños. La mejor manera de enseñarles es mediante nuestras propias palabras y acciones. Los niños imitan el comportamiento de sus padres, es importante dar un buen ejemplo, ya que en el futuro repetirán todo lo que han experimentado en su infancia.

Recibir una educación y unos valores adecuados, se reflejará en la vida adulta de tus hijos.

Comunicación padre-hijo

La comunicación y la escucha es la base de la comprensión. Como padre debes mostrarte abierto a escuchar a tus hijos cuando necesitan compartir sus experiencias, preocupaciones y sentimientos, y mostrarte interesado y dispuesto a ayudarles. Esto hará que se sientan seguros y queridos.

Existen algunos errores comunes que dificultan la comunicación entre padres e hijos, y que es necesario evitar para mantener una relación de confianza, como por ejemplo no dar importancia o minimizar sus preocupaciones, decirles lo que deben hacer, hacerles sentir culpables, etc.

Frente a lo anterior, el diálogo permanente, la escucha activa sin juzgar , el compartir experiencias, y contar con ellos en los momentos de toma de decisiones que afectan a la familia, fomentará su seguridad.

Reconocer sus logros

Felicitar a los niños por un buen comportamiento o por alcanzar algún logro, es muy aconsejable. Al recibir una felicitación, los niños y adolescentes interiorizan ese comportamiento, y aprenden que es lo correcto, repitiendolo en el futuro para recibir nuevamente el reconocimiento.

Una felicitación hará que el niño se sienta capaz y válido. Además ayuda a reforzar el vínculo padre-hijo, alimentando el respeto y la confianza.

Estos son solo algunos consejos para fortalecer el vínculo paterno filial y romper algunos estereotipos de género. Si buscas más información o ayuda en la crianza de tus hijos, acude a un especialista en psicología para recibir la orientación necesaria.

Clínicas Origen, especialistas en Psicología y Psiquiatría

Clínicas Origen en Masquemedicos

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *