Inteligencia emocional y madurez. Aceptar la realidad tal cual es

Rate this post

Hablar de madurez emocional, es diferente a hablar de la madurez que alcanzamos con la edad. Este tipo de madurez hace referencia a la inteligencia emocional, ese momento en el que entendemos que el amor más importante es el amor propio

Ser maduro, emocionalmente hablando, quiere decir llegar a aceptar las cosas tal como son, y a aceptar la realidad de los demás. Alcanzar esa madurez es hacernos responsables de nuestras propias emociones, y no atribuir la responsabilidad sobre otras personas.

También se refiere a no asumir la responsabilidad de las cosas que suceden en la vida de los demás, siempre manteniendo el respeto por las decisiones que puedan tomar, aunque no consideremos que esas sean las mejores opciones. Aceptar la realidad pero sin ser conformistas, si no haciéndolo desde un punto de vista activo, es decir: tener la capacidad de asumir los obstáculos y dificultades que aparecen en nuestro camino, desde una conciencia madura.

Cuando no observamos y aceptamos nuestros sentimientos, estamos evadiendo la verdad y nos imaginamos un ideal: “lo que debería ser”. Esto no se corresponde con la realidad y únicamente nos genera dolor emocional. Cuando no culpamos a nadie ni nada de lo que nos sucede, cuando aceptamos y asumimos la responsabilidad de nuestra realidad, y dejamos también de culpamos de los sucesos en la vida de otros entonces alcanzamos madurez y bienestar emocional. Por suerte, la madurez emocional se puede adquirir, pero necesario esfuerzo y voluntad.

Hábitos que debemos adoptar para conseguir madurez emocional

En el mundo de la psicología, es cada vez más popular el término Mindfulness, ya que este consigue aportar un gran número de ventajas. Hace referencia a prestar atención plena: cuando somos conscientes de nuestras emociones y pensamientos, es posible transformarnos en personas emocionalmente maduras.

Es necesario prestar atención al presente, a aquello que está a nuestro alrededor, que es lo que importa, y dejar atrás el pasado.

Debemos aprender de los errores y perdonarnos por los errores pasados. Cuando logramos aceptar la realidad tal y como es, alcanzamos el bienestar emocional. Las cosas pueden no salir de la manera que esperamos, pero no por eso debemos castigarnos. Si logramos aceptar la situación y tenemos una actitud adecuada, los fracasos y errores pueden ser transformarse en grandes oportunidades para crecer y madurar.

Todos cometemos errores o reaccionamos de forma equivocada y luego sentimos arrepentimiento, pero debemos aprender a perdonarnos, centrarnos en el presente y aprender de cada experiencia.

Analizar nuestras reacciones emocionales y conductuales

Es inevitable reaccionar emocionalmente ante determinadas situaciones, y si estas reacciones si se adecuan a la realidad de la situación, son incluso sanas. Debemos analizar cómo son nuestras reacciones ante cada situación, determinando si esa respuesta que damos es proporcional a la realidad del momento y la situación, o si al contrario, es exagerada y nos provoca un grado de malestar más elevado de lo normal.

Ante una reacción emocional, nuestro cuerpo manifiesta una conducta: nuestra tendencia es hacer caso a nuestros instintos primarios y actuar en función a la reacción, dejando de lado la parte de razonamiento. Para estas respuestas impulsivas, es necesario detenernos y tomar conciencia de aquello que precede a las emociones, y valorar si estamos realizando una interpretación racional o irracional de la situación, para después actuar en consonancia.

Empatiza, piensa cómo te sentirías si estuvieras en su lugar. Para alcanzar la madurez emocional, debemos intentar ver las cosas desde el punto de vista del otro: conocer su realidad, saber cómo se siente, y actuar basándonos en esto.

Desarrollar una comunicación asertiva es importante. Cómo nos comunicamos con los demás también define nuestra madurez emocional. Aunque muchas veces no estamos de acuerdo con las opiniones de otras personas, podemos manifestar nuestras ideas con respeto hacia los demás.

Clínicas Origen, especialistas en Psicología y Psiquiatría

Clínicas Origen en Masquemedicos

Clínicas Origen

Clínicas Origen

Clínicas Origen es la red de centros especializados en Psicología y Psiquiatría más grande de España. Utilizan las técnicas más avanzadas en el tratamiento personalizado de diferentes problemas de salud mental.
Cuentan además con un equipo de profesionales formado por psicólogos y psiquiatras expertos, con amplia formación en estas áreas. ofreciendo así la excelencia en todas sus terapias.
Clínicas Origen

Artículos relacionados

Clínicas Origen

Clínicas Origen es la red de centros especializados en Psicología y Psiquiatría más grande de España. Utilizan las técnicas más avanzadas en el tratamiento personalizado de diferentes problemas de salud mental. Cuentan además con un equipo de profesionales formado por psicólogos y psiquiatras expertos, con amplia formación en estas áreas. ofreciendo así la excelencia en todas sus terapias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *