La personalidad depresiva

4.3/5 - (3 votos)

Las personas que tienen una actitud muy pesimista ante la vida, tienen un riesgo mayor de llegar a sufrir una depresión. Quienes sufren un trastorno de personalidad depresiva suelen compartir algunos rasgos, que comprenden una dificultad para sentir placer.

Transmiten abatimiento y desamparo, tanto con su comportamiento como con su aspecto, y sus comentarios siempre son pesimistas en momentos pasados, presentes y futuros.

Este tipo de personas acaban siendo tóxicas para quienes les rodean, que tienden a alejarse de ellos, ya que su visión negativa de la vida también les perjudica.

Características de la personalidad depresiva

  • Tienen una baja autoestima.
  • Tendencia al pesimismo, esperando siempre lo peor.
  • Se sienten inútiles ante sí mismos, y ante otras personas.
  • Son muy perfeccionistas, lo que les causa sufrimiento.
  • No encuentran motivación en los planes de ocio, familia, pareja o trabajo.
  • Continuamente requieren afecto, ya que se sienten solos e incomprendidos.
  • No disfrutan con nada, siempre encuentran algún inconveniente.
  • Viven inmersos en sus pensamientos negativos, pasando por alto los positivos.

Causas de la personalidad depresiva

Es posible que los factores genéticos tengan un papel importante en el desarrollo de la personalidad depresiva, esto desde un punto de vista biológico.

Por otra parte, también hay que tener en cuenta que la personalidad depresiva está relacionada con un empobrecimiento del ego, que lleva a la melancolía. Estas personas se perciben como inútiles e incapaces, merecedores de rechazo y castigo.

El vínculo tiene un papel muy importante en el desarrollo de las personalidades depresivas, si durante la infancia el niño no siente aceptación y cariño, pueden formarse sentimientos de desapego emocional, inseguridad y aislamiento.

Riesgo de depresión en este tipo de personalidad

Cuando todo parece desfavorable y negativo, y no se disfruta de nada, las personas dejan de tener objetivos en su horizonte, porque no tienen nada con lo que soñar.

Además, esta personalidad aleja a las personas del entorno, ya que nadie quiere compartir tiempo de su vida con aquellos que solo ven lo negativo de la realidad. Por eso, la personalidad depresiva puede derivar en una depresión clínica.

Para evitarlo es necesario acudir a un profesional de la psicología. La terapia es de gran ayuda para prevenir las consecuencias graves.

Pilar Peleato Estaun, Médico Psiquiatra Psicoanalista

Pilar Peleato Estaun, en Masquemedicos

Pilar Peleato Estaun
Últimas entradas de Pilar Peleato Estaun (ver todo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.