Las fobias más raras

Rate this post

El miedo es parte de nuestra naturaleza humana, nos protege del peligro, pero en ocasiones llegan a originarse fobias a determinadas situaciones, objetos, animales, o seres.

Algunas fobias podríamos decir que son más comunes, todos hemos oído hablar alguna vez de ellas. Por ejemplo, la claustrofobia, que es el miedo a los lugares cerrados, o la agorafobia, que es justo lo contrario, miedo a los lugares abiertos. Miedos a animales como las arañas, también son comunes, sin embargo si indagamos más a fondo en los diferentes tipos de miedos que pueden sufrir las personas, encontramos un amplio abanico de fobias que por muy extrañas que nos parezcan, existen. Algunas os parecerán increíbles, pero os aseguramos que son 100% reales. No olvidemos que las fobias suelen tener su origen en sucesos traumáticos que ocurrieron en el pasado de la persona que las sufre.

Fobias raras pero muy reales

Crometofobia o Crematofobia: Es una fobia muy llamativa, se trata del miedo al dinero y a los valores de capital. Los expertos indican que no se trata de algo pasajero, sino que se mantiene en el tiempo en las personas que la padecen.

Aurofobia: se llama así al miedo al oro.

Enofobia: temor, o mejor podría definirse como asco al vino.

Efebifobia: es el miedo a los adolescentes. Es provocada por el temor que que tiene algunas personas en función de la desconfianza basada en prejuicios de edad.

Somnifobia: temor a dormir. Puede producirse cuando el sujeto cree que puede no despertar nunca, o tener sueños que no desea (onirofobia). Es un fobia que puede conducir a problemas serios por los trastornos alimenticios que provoca y, en casos severos, a problemas mentales.

Noctifobia: es el miedo a la noche

Clinofobia: es el nombre que se le da al temor a ir a la cama.

Sofofobia: temor a saber y a obtener nuevos conocimientos.

Antrofobia: miedo irracional a las flores.

Dipsofobia: el miedo intenso a las bebidas alcohólicas y al estado de embriaguez.

Agirofobia: miedo a la calle y a cruzar la calle.

Ambulofobia: es el miedo a caminar.

Gefirofobia: esta es otra fobia relacionada con cruzar, pero específicamente los puentes.

Basofobia: miedo a caerse. Este temor es muy común en aquellas personas que han sufrido una operación o una fractura de huesos.

Fobias a otras razas o a personas procedentes de otros países: al miedo o fobia a los extranjeros se le conoce como xenofobia, pero existen otros miedos irracionales más específicos, relacionados con esta categoría, por ejemplo, la germanofobia (a los alemanes), o la gringofobia (a lo norteamericano).

Fobias a los colores: la xantofobia, es el miedo al amarillo (este color es asociado a la muerte o la mala suerte en un gran número de culturas).  La eritrofobia es el temor al color rojo.

Fagofobia: se trata del miedo a comer y tragar. Esto produce una dificultad para tragar (disfagia) que no tiene un origen en alguna dificultad física, los médicos al examinar el esófago no encontrarán ninguna anomalía.

Bromidrosifobia: es el miedo al mal olor corporal, tanto propio como de otras personas.

Ecofobia: miedo al hogar. Muchas veces la causa de esta fobia es el abandono paterno en la infancia, traduciéndose en un temor a estar sólo en el hogar.

Genofobia: es el nombre que recibe el miedo al sexo.

Espermatofobia: es el miedo al semen.

Medortofobia: este es el miedo a tener una erección.

Vestifobia: es el miedo a la ropa. Puede guardar relación con la bacteriofobia.

Hipopotomonstrosesquipedaliofobia:  es el temor a las palabras grandes.
Si sufres de algún temor excesivo o fobia, es conveniente que acudas a un psicólogo, para conseguir superarlo. En Masquemedicos encontrarás a los mejores psicólogos de Madrid, Bilbao, Valencia y todas las localidades de nuestro país.

Artículos relacionados

masquemedicos

Masquemedicos es un buscador de médicos y clínicas con opiniones de sus pacientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *