Liposucción vs tratamientos mínimamente invasivos

Los acúmulos de grasa resistentes a la dieta y al ejercicio son una de las mayores preocupaciones de nuestros pacientes. Estos depósitos de grasa pueden formarse en distintas áreas de la anotomía humana: en la zona abdominal, alrededor de los muslos, a lo largo de los flancos y la espalda, en el cuello…

La liposucción ha sido, durante años, el procedimiento quirúrgico más demandado para reducir la grasa localizada de una forma segura, efectiva y permanente; además de permitir la remodelación del contorno corporal. Se trata de un procedimiento de extracción de la grasa a través de una cánula conectada a un sistema de vacío (aspirador). Para poder introducir la cánula en el cuerpo se realizan pequeñas incisiones de unos tres milímetros en la zona a tratar.

En los últimos años, las alternativas no quirúrgicas o mínimamente invasivas a la liposucción han ido ganando popularidad. No en vano, su demanda ha aumentado en un 500% en los últimos 10 años. Estos tratamientos del contorno corporal reducen el tiempo de intervención, minimizan las cicatrices, no suelen necesitar de ingreso hospitalario y acortan los periodos de inactividad.

Lipólaser

El lipólaser es una alternativa mínimamente invasiva a la liposucción. Mediante una pequeña incisión sobre la zona a tratar el cirujano introduce -en la grasa subcutánea y a diferentes niveles- una cánula en cuyo extremo se encuentra la fibra óptica que transmite la energía láser.

El láser tiene la capacidad de calentar y destruir la grasa, manteniendo intactos los vasos sanguíneos, los nervios y las diferentes estructuras de nuestro interior. Una vez que se ha realizado la pasada del láser en el interior de la zona a tratar, se retira la grasa licuada mediante una liposucción convencional. El lipoláser es efectivo en zonas amplias con flacidez.

Liposucción ultrasónica

Se trata de una técnica muy similar al lipoláser. Los ultrasonidos son sonidos con una frecuencia mucho más elevada de la que es capaz de percibir el oído humano. De la misma manera que un sonido muy agudo puede hacer estallar un objeto de cristal, el ultrasonido es capaz de destruir los adipocitos, que son bolsas llenas de grasa. La cánula que se introduce en la zona a tratar emite un haz de ultrasonidos que destruye los adipocitos. Al igual que ocurre con la liposucción láser, es necesario realizar una liposucción convencional para eliminar los restos celulares y los adipocitos destruidos.

Cavitación

La cavitación es una técnica indicada para reducir la grasa y reafirmar la piel sin necesidad de cirugía. Emplea ultrasonidos de baja intensidad que traspasan la piel y rompen las membranas de las células grasas. La grasa pasa a un estado líquido que permite su eliminación a través de la orina. Para conseguir un resultado óptimo se necesitan de 8 a 10 sesiones de una hora de duración aproximadamente.

Mesoterapia

La mesoterapia permite licuar la grasa de las células mediante la infiltración de diferentes medicamentos; pero no elimina las células. Es un tratamiento útil para combatir la celulitis y devolver firmeza y elasticidad a la piel, pero es menos efectivo a la hora de reducir la grasa.

Radiofrecuencia

Se trata de un tratamiento no invasivo e indoloro que se emplea para tratar y prevenir la celulitis y la flacidez. Con la radiofrecuencia se estimula el tejido conjuntivo, se oxigenan las células y se favorece la circulación y la formación de fibroblastos. Se suele recomendar tras intervenciones como la abdominoplastia o la liposucción.

Inyecciones para reducir la grasa

Existen productos como Kybella, antes Aqualyx (solución acuosa con base gelatinosa, biocompatible y totalmente reabsorbible ya que se trata de la misma sustancia que utiliza el organismo para disolver la grasa de la dieta.) que al ser inyectados directamente sobre los depósitos de grasa consiguen reducir la grasa localizada y la celulitis. En función de la grasa a tratar se realizan de dos a cinco sesiones espaciadas en tres o cuatro semanas. Una vez que el depósito de grasa ha sido eliminado no vuelve a aparecer.

Dr. Moltó, experto en Liposucción

Dr. Moltó en Masquemedicos

Dr. Roberto Moltó García

Dr. Roberto Moltó García

El Dr. Roberto Moltó García es Licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad Literaria de Valencia, y cuenta con especialización en Cirugía Plástica y Reparadora, realizada en el Hospital General y Universitario de Alicante. Dirige la Clínica Dr. Moltó, centro con más de 20 años de experiencia en tratamientos de medicina y cirugía estética.
Dr. Roberto Moltó García

Artículos relacionados

Dr. Roberto Moltó García

El Dr. Roberto Moltó García es Licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad Literaria de Valencia, y cuenta con especialización en Cirugía Plástica y Reparadora, realizada en el Hospital General y Universitario de Alicante. Dirige la Clínica Dr. Moltó, centro con más de 20 años de experiencia en tratamientos de medicina y cirugía estética.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *