Megarexia. El trastorno de alimentación que afecta más a los varones

Rate this post

La megarexia consiste en padecer sobrepeso u obesidad sin sentir culpa ni complejos por ello. En España puede haber cinco millones de personas con megarexia sin diagnosticar.

Estas personas no son conscientes de que el exceso de peso tiene efectos sobre su salud y estética. Se sienten bien y su autoestima no sufre por ello. Así los indica Pilar Conde, psicóloga y directora técnica de Clínicas Origen.

Es posible que a primera vista no parezca un problema, pero puede traer serios problemas de salud como diabetes, hipertensión y enfermedades cardiacas.

¿A quién afecta la megarexia?

La megarexia también es conocida como fatorexia, y se encuentra entre los trastornos de imagen. Es un problema de negación de lo que es evidente a los ojos de los demás.

La psicóloga indica que la megarexia la sufren las personas que niegan tener un problema de obesidad, se ven delgadas y no tienen necesidad de cuidarse.

Estas personas consideran que el exceso de volumen es sinónimo de estar fuerte y vital. Estas características son muy valoradas en los varones.

Se trata de personas con hábitos de vida sedentarios, que consumen alimentos con alto contenido en grasa, azúcares y calorías vacías, que ofrecen un placer automático a nivel cerebral, regulando la ansiedad.

Además añade que la megarexia está más asociada a los hombres, ya que el volumen corporal tiende a asociarse con estar fuerte vital, y estas características son muy valoradas en los varones.

¿Cómo saber si padeces megarexia?

  • Personas que tienen obesidad y consideran la actividad física como algo absurdo con un fin puramente estético.
  • Creen estar sanas y delgadas, en muchos casos dicen que están “fuertes”, cuando realmente tienen un problema de sobrepeso que afecta su salud.
  • No admiten sufrir de obesidad y no reconocen que necesitan ayuda psicológica ni nutricional .
  • La alimentación de la persona megaréxica se suele basar en comida basura, que no aporta los nutrientes necesarios al organismo.
  • No pesarse y evitar hacerse fotos de cuerpo entero.
  • Es más frecuente en los hombres que en las mujeres, ya que estos pueden confundir el sobrepeso con fuerza y masculinidad.

Tratamiento de la megarexia

Para dar solución este problema el psicólogo y el nutricionista tienen que trabajar mano a mano.

El nutricionista debe ayudar al paciente modificar sus hábitos alimenticios a largo plazo, estableciendo una rutina saludable de comidas, practicando ejercicio al menos tres veces por semana y promoviendo una alimentación sana.

El psicólogo por su parte ayuda a la persona a tomar conciencia de la distorsión que tiene de su imagen y lo perjudicial para su salud. Y trabajará aquellos aspectos psicológico que hacen que se mantenga esta distorsión, como el manejo de las emociones, la gestión de la ansiedad ante la comida, las dificultades sociales, etc.

Pilar Conde indica además que en los casos de megarexia en menores de edad, los padres tienen que facilitar que los hijos cumplan las pautas de alimentación y actividad física adecuadas.

Ante este problema es importante buscar ayuda de un especialista en psicología, y por supuesto un nutricionista, para mejorar la alimentación y en consecuencia la salud, y tener una autoimagen y autoestima realista y saludable.

Clínicas Origen, especialistas en Psicología y Psiquiatría

Clínicas Origen en Masquemedicos

Pedir información

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *