Permarexia: causas, síntomas y prevención

El término permarexia hace referencia a la obsesión por el peso, quienes padecen este problema de alimentación están permanentemente a dieta. Contar calorías y subirse a la báscula puede convertirse en una obsesión, y se relaciona con trastornos asociados a la autoestima y la imagen personal, y es mucho más común de lo que podemos pensar.

La preocupación en exceso por cómo nos vemos y cómo nos ven los demás ha aumentado en la última década, nos vemos expuestos a los ojos de millones de personas a través de las redes sociales.

Causas de la permarexia

La sobreexposición en las diferentes redes sociales, las visitas, likes y comentarios en las publicaciones, nos sitúan en una posición muy vulnerable, el temor al rechazo aumenta, así como la necesidad de reconocimiento por parte de otras personas. Queremos ser socialmente deseables. Siempre ha existido cierta presión social por mantener una imagen física “ideal”, que para muchas personas es difícil de alcanzar.

En este contexto, si no nos sentimos bien con nuestro físico, nuestra autoestima se puede ver seriamente afectada. De esta manera, la importancia de sentirnos a gusto con nuestra apariencia física se convierte en una exigencia, teniendo prioridad sobre otros aspectos del desarrollo personal como la familia, la pareja, o laboral y lo académico.

También es importante destacar que las personas con tendencia a padecer obsesiones, son más propensas a padecer este tipo de dificultades.

Síntomas de la permarexia

Las personas que padecen esta dificultad con su imagen y la alimentación mantienen una obsesión constante por contar las calorías de los alimentos, presumen de entender mucho de nutrición, siguen todo tipo dietas y se justifican diciendo que lo hacen para mantenerse saludables. Además pueden tender a sufrir importantes oscilaciones en el peso.

Una baja autoestima, problemas emocionales, relaciones sociales inestables y el descontento permanente con su propio físico, son otras características que pueden aparecer en las personas que sufren esta condición.

En general, quienes padecen permarexia, suelen comer alimentos hipocalóricos, generalmente comen muy poco, lo que lleva a que aumente la probabilidad de presentar atracones.. Se pueden mostrar apáticos e irritables en ciertos momentos, así como impactar en su rendimiento laboral o académico.

Una importante señal de alerta es observar que una persona ha cambiado de dieta más de tres veces en un período de 2 a 4 meses, o está constantemente preocupada por su peso, subiéndose a la báscula diariamente.

La permarexia puede generar problemas intestinales, estreñimiento, úlceras gástricas y deficiencias nutricionales. Con este padecimiento se abre paso a trastornos alimenticios, como la bulimia y la anorexia.

Consejos para prevenir la permarexia

Para evitar la permarexia es imprescindible mantener unos hábitos alimenticios saludables, así como unas rutinas de sueño regulares.

También es importante desarrollar las capacidades que nos hacen sentir bien, potenciando las actividades de ocio o de responsabilidad que producen satisfacción y bienestar.

Desarrollar una buena autoestima centrada en nuestras cualidades tanto internas como externas y permitirnos darles valor.

Pasar tiempo con la familia y amigos que nos hacen sentir valorados y nos ayudan a seguir creciendo a nivel personal, es también clave para evitar este tipo de trastornos.

Ante los síntomas de permarexia y los hábitos alimenticios perjudiciales, es necesario buscar el apoyo de un profesional de la psicología, quien nos ayudará a aprender las herramientas para lograr superarlo y recuperar el bienestar físico y psicológico.

Clínicas Origen, especialistas en Psicología y Psiquiatría

Clínicas Origen en Masquemedicos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *