¿Qué son los rellenos Tear Trough?

5/5 - (3 votos)

El tratamiento de relleno del lagrimal, también conocido como relleno de ojeras, es un procedimiento estético para tratar los ojos cansados.

Este tratamiento no quirúrgico consiste en inyectar cuidadosamente materiales de relleno en áreas específicas alrededor de los ojos con el objetivo de reemplazar el volumen perdido fruto del envejecimiento. Se consigue una piel más suave, de aspecto más joven y radiante, y una reducción de las líneas y las arrugas profundas.

Es un tratamiento que también puede utilizarse para aumentar el volumen en otras áreas de la cara, como los labios, las cejas, las mejillas, las líneas de marioneta y los pliegues nasolabiales.

Los rellenos son una opción eficaz para pacientes con ojeras y bolsas debajo de los ojos. Hay que tener en cuenta que a medida que comenzamos a envejecer, el área de debajo de los ojos se vuelve más prominente. El cambio de apariencia, a menudo, se refleja con círculos oscuros y huecos debajo de los ojos, lo que nos hace parecer cansados y agotados. A esto hay que sumarle que los tejidos del párpado y de la zona malar se van haciendo laxos y cada vez más débiles.

Además, el ahuecamiento debajo de los ojos puede exponer las bolsas, lo que empeora la apariencia. Las inyecciones de relleno dérmico ayudan a normalizar el contorno facial alrededor de la unión entre el párpado y la mejilla, y evitan la necesidad de cirugía.

Ahora bien, si las bolsas debajo de los ojos son severas, la solución más adecuada es la blefaroplastia o cirugía de párpados.

¿Cómo se lleva a cabo el relleno de ojeras?

Relleno de ojeras con ácido hialurónico

El relleno del lagrimal es un tratamiento no quirúrgico y mínimamente invasivo. El especialista adormece el área de la lágrima con un anestésico tópico y luego inyecta en el área ácido hialurónico, un material reabsorbible y biocompatible que no produce ningún tipo de rechazo por parte del organismo.

El ácido hialurónico funciona aumentando la producción de colágeno y reemplazando el volumen perdido por el proceso de envejecimiento. También hidrata, suaviza y rejuvenece la piel, creando una apariencia más juvenil.

Lipofilling de ojeras

Otro procedimiento para tratar las ojeras oscuras es el lipoflling de ojeras, en cuyo caso utilizamos como material de relleno grasa del propio paciente que, mediante una técnica estandarizada se extrae y procesa, aislando las células adiposas para posteriormente infiltrarlas para la reparación y/o remodelación de ciertas áreas corporales.

El tratamiento dura alrededor de 30 minutos, aunque muchos pacientes aprovechan para realizarse otros procedimientos complementarios, como el estiramiento del tercio medio facial o el levantamiento de cejas.

Los rellenos dérmicos producen resultados naturales e instantáneos. Si bien el resultado final no es inmediato, sí que podrá apreciarse a las dos semanas. Esto se debe a que la piel necesita tiempo para relajarse, suavizarse y permitir que los rellenos dérmicos se integren correctamente con el tejido circundante, logrando un equilibrio de hidratación óptimo.

Como no hay tiempo de inactividad, las actividades diarias pueden reanudarse de inmediato y muchos pacientes regresan al trabajo el mismo día. Sin embargo, puede haber un ligero riesgo de hematomas o hinchazón durante los primeros días.

Las complicaciones graves y los efectos secundarios derivados del tratamiento del canal lagrimal son extremadamente raros.

Los pacientes no deben tocar el área tratada durante seis horas. Después de este tiempo, pueden lavar suavemente el área con agua y jabón, frotando suavemente. Se debe evitar el uso de maquillaje u otros productos para el cuidado de la piel durante unos días.

¿Cuánto duran los rellenos debajo de los ojos?

Pese a que los resultados suelen ser duraderos, el tratamiento no es una solución permanente, ya que el relleno se descompondrá gradualmente con el tiempo. El ácido hialurónico tiene una tasa de reabsorción que varía desde 6 meses al año.

Se recomienda a los pacientes que regresen a la clínica para repetir los rellenos cada 1 o 2 años, dependiendo de la persona, ya que algunos pacientes pueden conservar los rellenos durante muchos años. Aun así, se insta al paciente que acuda a la clínica para revisar su progreso y realizar un chequeo.

Hay varios factores diferentes que pueden contribuir a que los resultados del relleno se descompongan más rápidamente: seguir una dieta deficiente, el tabaquismo, falta de ejercicio…

En cuanto a los rellenos mediante la técnica del lipofilling, los resultados son mucho más duraderos, y aunque no son “para siempre”, ya que con el proceso de envejecimiento se va perdiendo grasa poco a poco, su duración de varios años es muy superior a la de los rellenos con ácido hialurónico.

Más sobre relleno de ojeras en drmolto.com

Dr. Moltó en Masquemedicos

Dr. Roberto Moltó García

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.