Blefaroplastia: alegra y rejuvenece tu mirada

Los ojos son una de las partes más importantes de nuestro rostro. Muestran nuestras emociones, nuestro estado de ánimo, nuestras sensaciones… pero no siempre proyectan una imagen correcta de nosotros mismos.

Las arrugas en los laterales del ojo, la flacidez de la piel de los párpados, las bolsas que se forman debajo de los ojos… pueden dotar al rostro y a la mirada de un aspecto envejecido, cansado, triste, meditabundo. Pese a que la persona tenga un buen estado de ánimo estas alteraciones estéticas pueden indicar todo lo contrario.

La blefaroplastia, también conocida como cirugía de párpados, es una intervención quirúrgica destinada a eliminar el exceso de grasa, piel y músculo que se forma por encima (párpados superiores) y por debajo del ojo (párpados inferiores).

La blefaroplastia está especialmente indicada para tratar las bolsas de los ojos y los párpados caídos, con el objetivo de devolverle al rostro un aspecto más juvenil, eliminando la mirada cansada y triste.

¿Cuáles son los signos del envejecimiento del área ocular?

El paso del tiempo no perdona. La piel de la cara es más fina y está más expuesta a las agresiones externas; por esta razón es normal que los signos del envejecimiento sean más visibles en el rostro.

  • La piel de los párpados tiende a arrugarse debido a la contracción constante del músculo orbicular. Con el paso de los años estas arrugas irán extendiéndose hacia los laterales del ojo formando las tan temidas “patas de gallo”. Esto genera un aspecto envejecido a los ojos y al rostro en conjunto.
  • Otra de las consecuencias del envejecimiento de la piel es que el párpado superior se haga redundante, es decir, se va generando un exceso de piel y grasa que hace que se forme un pliegue, que puede acabar tapando hasta las pestañas del párpado superior.
  • Otro de los signos más evidentes es la aparición de bolsas grasas debajo de ambos párpados. Las bolsas ocupan el espacio entre el globo ocular y la órbita y, con el paso de los años, van herniándose hacia el exterior provocando que la grasa salga hacia afuera, generando un aspecto como de “cojín” debajo de los ojos.
  • También suele suceder que el tarso, una estructura sólida que ayuda a definir la forma del párpado superior y le brinda apoyo, va perdiendo fuerza, descendiendo y debilitándose, dejando al aire la parte inferior del globo ocular.

¿Cómo tratar los párpados caídos y bolsas bajo los ojos?

Blefaroplastia superior

Se trata de una intervención que consiste en la eliminación quirúrgica del exceso de piel y de grasa que se acumula en el párpado superior. Se acompaña de la resección de una fina banda de músculo orbicular.

  • La intervención se consensua con el paciente, para evitar retirar más piel de la deseada.
  • El objetivo es despejar la mirada.
  • La incisión es inapreciable y sigue el pliegue natural del párpado superior; se prolonga hacia la parte externa disimulándose con alguna “pata de gallo”.

Blefaroplastia inferior

Actúa sobre las bolsas de grasa del párpado inferior.

Para eliminar la grasa se realiza una incisión de un centímetro en la cara profunda del párpado.

  • El objetivo es resecar uno a uno los tres compartimentos grasos que hay en el párpado (medial, medio y lateral).
  • Solo se retira la grasa que sobra, ya que lo que no se quiere es dejar el párpado hundido.
  • Si también existe un exceso de piel esta se puede retirar, mediante una pequeña incisión que se realiza debajo de las pestañas.

Blefaroplastia con reposicionamiento de grasa

Se trata de una intervención dos en uno. Es decir, se elimina la grasa que forma las tan temidas bolsas y se solucionan las ojeras.

La ojera se genera cuando la grasa malar se descuelga hacia abajo dejando una separación con la grasa palpebral, provocando un surco profundo bastante antiestético.

Dr. Moltó, especialista en blefaroplastias
Dr. Moltó en Masquemedicos

Dr. Roberto Moltó García

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *