Testimonios de pacientes con microinjertos capilares

La pérdida de pelo es un problema común que preocupa especialmente a los hombres. Afortunadamente existen en la actualidad diversos tratamientos estéticos que permiten recuperar el pelo y dejar atrás la alopecia.

A continuación compartimos las experiencias de Vicenta Lanza y Juan Mascaró, pacientes satisfechos de Clínicas Dorsia.

“Todo el mundo ha notado el pelo que me está saliendo y la cantidad”

Desde muy joven Vicenta Lanza ya tenía muy poco pelo, por lo que realizarse un tratamiento de microinjertos capilares, era algo que tenía pendiente desde hace mucho tiempo.

Acudió a la Clínica Dorsia Mataró, y en su primera visita le explicaron todo el procedimiento, además le hicieron algunas fotos y valoraron el presupuesto para el tratamiento que necesitaba.

“No duele, te duermen la cabeza con unas inyecciones. Esperan a que haga efecto y ya empiezan con todo el proceso”, comenta el paciente.

La doctora encargada de su tratamiento le explicó que en el tratamiento de Microinjertos con Técnica FUE, que fue el elegido para Vicente, se extraen folículos de la parte trasera y lateral de la cabeza, que es donde no se suele caer el pelo, y esos folículos son los que se implantan en la parte superior donde se presenta la alopecia.

Vicente explica que es un tratamiento que se realiza en varias horas, pero no se hace muy largo. Al acabar la intervención, la cabeza sangra levemente, pero salió de la clínica por su propio pie, tras recibir unas gasas y las indicaciones para apoyar correctamente la cabeza a la hora de dormir.

Las heridas debía curarlas con betadine, y evitar los esfuerzos físicos, ya que eso podría ocasionar la pérdida de los injertos capilares. El equipo médico recalcó la importancia de evitar el deporte y las actividades que le pudieran hacer sudar

“Una vez has pasado los dos primeros días, que acaba de sangrar la cabeza, salen unas pequeñas costras en la zona, que desaparecen al cabo de dos o tres semanas, y luego aparecen picores en la cabeza, que son un poco molestos pero no son nada que no se pueda soportar”, indica Vicente.

Una semana después de colocar los microinjertos ya pudo comenzar a lavarse el pelo con mucho cuidado y de forma suave. Una vez que las costras se fueron cayendo, el lavado y secado del pelo ya resultaba más fácil para él.

El paciente recuerda que “hay un proceso en el que, de verte mucho pelo que es el implantado, vas empezando a notar que se va cayendo, pero esto es normal. Del pelo que te ponen lo que queda es la raíz que vuelve a crecer otra vez, el resto se cae.”

Vicente comenzó a ver como crecía el pelo a partir del cuarto mes tras la intervención. “Todo el mundo ha notado el pelo que me está saliendo y la cantidad. No me lo hice antes porque pensaba que sería mucho más complicado, pero en Dorsia no he notado eso, todo muy bien explicado, el precio está muy bien, te dan facilidades y sobre todo te dan confianza”.

“Me siento como hace 20 años atrás. Han pasado unos cuatros meses desde que me hice el tratamiento y ya llevo dos cortes de pelo.”

“A mi siempre me había gustado tener pelo, el problema es que se me había caído muchísimo, sobre todo en verano, cuando salía del mar o la piscina, es cuando realmente se notaba la escasez de pelo”. Nos cuenta Juan Mascaró, paciente de Clínica Dorsia Palma de Mallorca.

Juan se sometió al tratamiento de microinjertos capilares por una cuestión de estética, “si puedes tener pelo, ¿por qué no tenerlo?”, comenta.

Acudió a Dorsia por la cercanía y la facilidad de contar con una clínica en su propia isla, evitando desplazamientos innecesarios. “La atención y asesoramiento recibido en la clínica me ha hecho sentir más que como un paciente, como uno más de la familia”, señala.

En la primera consulta le hicieron las pruebas necesarias y le indicaron que debía hacerse un chequeo médico antes de proceder con la intervención. Desde su primera cita hasta el día de realizar el tratamiento, solo pasaron poco más de dos semanas.

Llegó muy temprano en la mañana a la clínica el día citado, le raparon toda la cabeza y a partir de ahí comenzaron la extracción de los folículos y luego el implante de los mismos.

“Me siento como hace 20 años atrás. Han pasado unos cuatros meses desde que me hice el tratamiento y ya llevo dos cortes de pelo. Ya no tengo miedo de que si quiero tener el pelo más corto o más largo, que no haya densidad y volumen de pelo”, añade Juan, muy satisfecho con los resultados de su tratamiento.

Si como Vicente y Juan, tú también quieres recuperar el pelo en las zonas donde lo has perdido, en la consulta de tricología de Clínicas Dorsia podrás recibir toda la información necesaria para recuperar tu pelo con un tratamiento seguro y con unos resultados excelentes.

Clínicas Dorsia, expertos en Medicina y Cirugía Estética

Clínicas Dorsia en Masquemedicos

Clínicas Dorsia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *