Tratamiento de sudoración excesiva con bótox para las axilas, pies y manos

5/5 - (1 voto)

La sudoración excesiva en pies, manos y axilas recibe el nombre de hiperhidrosis. Se trata de un problema que afecta al 3% de la población y que consiste en que el organismo produce más sudor del que necesita para regular la temperatura corporal.

Normalmente, el sistema nervioso activa las glándulas sudoríparas cuando aumenta la temperatura del cuerpo para enfriarlo. Sin embargo, en las personas con hiperhidrosis, los nervios que envían señales a las glándulas sudoríparas están hiperactivos.

Aunque es un problema que no supone un riesgo para la salud sí que resulta muy molesto para quien lo padece:

  • Sudoración excesiva a la hora de estrechar la mano.
  • Resbalones al llevar calzado de verano.
  • Marcas continuas de sudor en las axilas…

Todo esto repercute negativamente en la calidad de vida de los pacientes, afectando sus relaciones sociales; incluso provocándoles situaciones embarazosas e inseguridad.

El problema puede ser tratado por expertos mediante la inyección de bótox en manos, pies o axilas.

¿Qué es el bótox?

El bótox es una neurotoxina hecha de los microbios que causan el botulismo (un tipo de intoxicación alimentaria). Pero que, inyectado en pequeñas dosis, no supone ningún riesgo para la salud de las personas. Las inyecciones de bótox bloquean determinadas señales químicas de los nervios, principalmente las señales que hacen que los músculos se contraigan.

Aunque el bótox es más conocido por ser un tratamiento cosmético para suavizar las arrugas faciales, también se emplea para tratar afecciones neuromusculares como migraña, espasmos musculares e hiperhidrosis (sudoración anormal y excesiva).

¿Cómo funcionan las inyecciones de Botox para tratar la sudoración?

Cuando se inyecta bótox directamente en la zona a tratar se bloquean las señales nerviosas que regulan la sudoración a través de las glándulas sudoríparas.

Cuando los nervios no pueden enviar señales a tus glándulas sudoríparas, no sudas. Ahora bien, el bótox solo evita la sudoración en el área específica donde se haya inyectado.

Se trata de un procedimiento indoloro que se prolonga durante 30 minutos. El bótox se inyecta empleando agujas muy finas. Si el paciente es muy sensible al dolor se aplica crema anestésica para evitar las posibles molestias y conseguir que la experiencia sea lo más agradable posible.

El paciente podrá realizar vida normal y volver al trabajo inmediatamente después de la aplicación del producto. Es probable que el médico te pida que programes una cita de seguimiento para verificar y retocar los resultados si es necesario.

Por lo general, los resultados son visibles a los 2-4 días. Los médicos, a menudo, recomiendan evitar el desodorante o los productos con perfume debajo de los brazos durante 1 o 2 días para evitar la irritación. También hay que evitar el ejercicio intenso y los baños calientes durante el mismo período.

La duración del tratamiento es de aproximadamente 6 meses; transcurrido ese período se podrá realizar una nueva sesión de refuerzo.

Más sobre exceso de sudoración en (drmolto.com)
Dr. Moltó en Masquemedicos

Dr. Roberto Moltó García

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.