Cómo prevenir las recaídas en el Trastorno Obsesivo Compulsivo

trastorno-obsesivo-compulsivo

La etapa final de un tratamiento psicológico debe contar siempre con un trabajo con el paciente para prevenir las recaídas. En el caso de los Trastornos Obsesivos Compulsivos (o TOC) será un trabajo clave de cara a lograr que una nueva intrusión obsesiva no acabe desencadenando todo el trastorno.

Para ello, terapeuta y paciente deben abordar 7 aspectos fundamentales antes de finalizar la terapia tal y como plantean Kozak y Foa (1997) y Steketee (1999) en sus programas de prevención de recaídas:

1. Cambiar recaída por contratiempo

La palabra recaída tiene una enorme carga negativa que nos puede llevar a pensar que “he vuelto a caer” o que “ya no hay nada que hacer”. El malestar que causa un TOC es muy intenso y cambia la vida de la persona por completo. Después de esta experiencia, lo lógico es sentir miedo a nuevas obsesiones. Pero este miedo aumenta la ansiedad y puede acabar provocando nuevos síntomas.

Modificar este enfoque de la recaída ayuda a la persona a sentirse menos condicionada por posibles situaciones de riesgo en el futuro.

La presencia de una nueva obsesión no tiene por qué desembocar todo el cuadro clínico del trastorno. Tras la terapia la persona cuenta con estrategias eficaces para afrontarlas y seguir adelante.

2. Identificar agentes estresores

Otro aspecto clave será el de aprender a identificar situaciones estresantes que puedan aparecer en el futuro con la ayuda del terapeuta. Se trata de indagar en el trabajo, la familia o las relaciones sociales qué cosas pueden ser situaciones de riesgo para asegurar que se tienen las herramientas para afrontarlas.

3. Enseñar a aplicar la autoexposición y otras técnicas de afrontamiento

En el caso de que aparezca un contratiempo necesitaremos echar mano de las técnicas de afrontamiento. Esto implica identificar la situación, tomar conciencia, elegir la técnica correcta y aplicarla según lo aprendido en terapia.

La autoexposición será una de las técnicas principales a entrenar. Implica poder exponerse a las obsesiones logrando una reducción de la ansiedad y consiguiendo prevenir la compulsión.

4. Repasar el cuestionamiento de creencias disfuncionales

En el caso de creencias muy rígidas y de larga evolución puede ser útil preparar un cuestionamiento básico de las creencias que podrían volver a aparecer ante una situación estresante.

De esta forma la persona podría cuestionar sus propias creencias en caso de identificar pensamientos disfuncionales.

5. Buscar colaboración de personas significativas

Poner de nuestra parte a las personas allegadas a la persona que sufre TOC es un factor de éxito terapéutico. También para lograr la prevención de recaídas. Las personas más significativas deben conocer el trastorno, su evolución y mantenimiento y tener unas expectativas ajustadas sobre el resultado del tratamiento.

En relación con el trabajo que se hace con familiares o personas allegadas ha demostrado ser un factor protector el abordar formas alternativas de relacionarse con las características más obsesivas de la persona. Se trata de modificar el estilo hostil por otro más conciliador que permita al paciente realizar su trabajo de cuestionamiento, autoexposición y prevención de respuesta en un entorno de apoyo.

6. Búscar nuevos intereses y actividades

A menudo la persona ha vivido en torno a sus síntomas obsesivos y compulsivos la mayor parte del tiempo. Ha reducido actividades y ha dejado de lado los propios intereses personales.

Con la ayuda del terapeuta es necesario llenar el tiempo que antes se ocupaba con las obsesiones. Se trata de investigar intereses, preferencias, gustos e ir retomando actividades gratificantes.

7. El contacto con el terapeuta

Al finalizar la terapia se pueden acordar con el terapeuta contactos telefónicos breves que se vayan espaciando en el tiempo. En estos contactos telefónicos se exploran la presencia de obsesiones o de situaciones de riesgo para el paciente.

Finalmente hay que trabajar con la persona la posibilidad de restablecer el contacto con el terapeuta en caso de no poder manejar un contratiempo y plantear esto como un acto de prevención y no de debilidad. Esto ayudará a la persona a sentirse acompañado y seguro una vez finalizada la terapia.

Elia González – Psicología Mas en Masquemedicos

Elia González Vidal

Elia González Vidal es Licenciada en Psicología por la Universidad Autónoma de Madrid. Se especializa en el ámbito sanitario con el Máster en Psicopatología y Salud. Sus intervenciones se basan en el enfoque cognitivo-conductual, psicología positiva y enfoque centrado en la persona. En actualización constante incluye las terapias de nueva generación en sus intervenciones. Con amplia experiencia en la intervención psicológica, cabe señalar su labor realizada en la rehabilitación y mejora de la calidad de vida de personas con trastornos mentales crónicos. Directora de PsicologiaMas.com, web con recursos y artículos del ámbito de la psicología de la salud.

Latest posts by Elia González Vidal (see all)

Artículos relacionados

Elia González Vidal

Elia González Vidal es Licenciada en Psicología por la Universidad Autónoma de Madrid. Se especializa en el ámbito sanitario con el Máster en Psicopatología y Salud. Sus intervenciones se basan en el enfoque cognitivo-conductual, psicología positiva y enfoque centrado en la persona. En actualización constante incluye las terapias de nueva generación en sus intervenciones. Con amplia experiencia en la intervención psicológica, cabe señalar su labor realizada en la rehabilitación y mejora de la calidad de vida de personas con trastornos mentales crónicos. Directora de PsicologiaMas.com, web con recursos y artículos del ámbito de la psicología de la salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *