9 señales de alerta de una amistad tóxica

5/5 - (2 votos)

Las relaciones tóxicas no solo se dan en las parejas, las amistades también pueden serlo. Cuando una amistad no nos aporta cosas positivas, indudablemente debe ser revisada.

Una amistad de este tipo puede alargarse en el tiempo sin darnos cuenta del daño que pueden estar causando. “Se tarda un tiempo en darse cuenta, ya que se genera un estilo de dependencia”, explica Pilar Conde, directora técnica de Clínicas Origen.

¿Cómo saber que estamos en una relación de amistad tóxica?

Muchas veces se trata de una relación de años, con una persona que incluso se ha convertido en parte de la familia, pero las dinámicas se han vuelto complicadas. Comienzas a sentir una obligación hacia tu amigo, te exige estar con él, comportarte como él y suele criticar a tus otras amistades.

Algunas de las señales que pueden alertarnos de que la amistad es tóxica son:

  • Tu amigo se enfada contigo cuando no haces algo que él esperaba.
  • Te echa en cara ciertos aspectos.
  • Busca tenerte solo para él, y hacer que te distancies de otras amistades.
  • Muestra celos de tus otros amigos.
  • Existe una falta de equilibrio en la relación, él recibe y tú das.
  • Te critica y no te apoya por como eres, haciéndote sentir que está por encima de ti.
  • Te decepciona constantemente.
  • No está a tu lado en los momentos más difíciles y resta importancia a tus sentimientos y emociones.
  • No respeta a tu familia, pareja o hijos, los critica e incluso tiene celos de ellos.

¿Qué hacer ante una amistad tóxica?

Es importante revisar la relación, es posible que ninguno de los dos seáis consciente de que se ha convertido en tóxica.

Puedes preguntar a otras personas de tu entorno cómo ven tu relación con este amigo, a veces la opinión de una tercera persona que ve la relación desde fuera, puede ser de gran ayuda.

Es posible intentar buscar una solución hablando con esa persona y explicándole cómo nos sentimos, e intentar ver si existe la posibilidad de llevar la relación de una forma distinta. Generalmente el punto y final de la relación llega tras varios intentos de mejorarla, pero en ocasiones no hay marcha atrás y la decisión es clara, terminar la amistad.

Si llegas a la conclusión de que la relación no funciona y es momento de terminarla, es necesario que la forma de comunicarlo sea asertiva, siempre desde el respeto, expresando que después de un tiempo has valorado que esa amistad es dañina para ambos y que lo mejor es distanciarse.

Proceso de duelo tras la ruptura de una amistad

Romper una amistad es parecido a romper una pareja, experimentamos un proceso de duelo por la pérdida de ese amigo. También puedes sentir ansiedad, irritabilidad, tristeza e inseguridad, ya que, al fin y al cabo, la relación era de dependencia.

También puede suceder que la otra persona haga la situación más difícil y no quiera dejarte ir, aumentando la intensidad de la relación y el grado de toxicidad. En estos casos es posible que sea necesaria la ayuda de un profesional de la psicología.

Una relación tóxica puede dañar tu autoestima, es importante que comiences a trabajar en tu amor propio.

Romper con una amistad tóxica puede ser un proceso duro, pero finalmente conduce al bienestar y abre una nueva vía de oportunidades.

Clínicas Origen, especialistas en Psicología y Psiquiatría

Clínicas Origen en Masquemedicos

Clínicas Origen
Últimas entradas de Clínicas Origen (ver todo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.