Apoyo psicológico tras una cirugía bariátrica

Tras una intervención bariátrica para el tratamiento de la obesidad, es importante contar con el apoyo de un psicólogo para iniciar ese cambio de vida tan deseado.

Los programas de modificación de hábitos después de realizar una cirugía bariátrica, son claves para la pérdida de peso, y por supuesto, para evitar el efecto rebote. Es necesario aprender a comer correcta y equilibradamente con la ayuda de un nutricionista, pero también es de gran ayuda acompañar este tratamiento con terapia psicológica para gestionar aquellos aspectos emocionales que son mantenedores de los problemas de obesidad.

Aspecto psicológico de la pérdida de peso

Los tratamientos para la obesidad solo dan un resultado duradero cuando la persona logra modificar sus hábitos, pero también su bienestar emocional. La mayoría de los pacientes que se someten a una cirugía bariátrica logran perder peso y mejorar su calidad de vida, pero en algunos casos estos resultados no se mantienen y vuelven a ganar paso con el tiempo. Esto ocurre porque no han cambiado sus hábitos nutricionales y de actividad, así como tampoco los hábitos emocionales.

Es necesario establecer un compromiso consciente para controlar la alimentación y realizar actividades físicas, pero el apoyo psicológico puede ser clave en este proceso.

La situación psicológica del paciente juega un papel fundamental en la pérdida de peso y en el mantenimiento de los resultados de la cirugía. Muchas personas calman su insatisfacción vital comiendo. Pueden llegar a pensar que su malestar se debe al exceso de peso, pero al eliminar la obesidad, siguen sintiéndose igual. En estos casos existe un problema de base psicológica que es adecuado trabajarlos en terapia.

Importancia de la terapia cognitivo-conductual

Acompañar el tratamiento con una terapia psicológica cognitiva-conductual permite identificar los pensamientos irracionales que provocan determinadas emociones, que acaban derivando en comer de manera inadecuada, y aprender las técnicas necesarias para enfrentarse a ellos.

Llevar un registro de comidas, ayuda a tener presente y ser conscientes de cada alimento que se ingiere. Hacer ejercicio para combatir la ansiedad por comer, ayuda a fortalecer la voluntad y enfrentar los ataques de hambre psicológico.

También es importante tener en cuenta que al someterse a una cirugía de este tipo se produce una importante alteración de la imagen corporal, lo que puede repercutir en diferentes aspectos de la vida. También pueden aparecer dificultades en la vida sexual.

El psicólogo además puede ayudar al paciente a aceptar y conocer su nueva imagen y a enfrentar los problemas psicológicos que hayan estado presentes en su vida a medida que había aumentado su peso.

El proceso de pérdida de peso mediante cirugía bariátrica va mucho más allá de un cambio físico, también es un cambio psicológico y emocional, contar con el apoyo de un psicólogo especializado puede suponer la diferencia entre cambiar completamente tu vida o dar un paso atrás.

Clínicas Origen, especialistas en Psicología y Psiquiatría

Clínicas Origen en Masquemedicos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *