Crisis de pareja durante las vacaciones

Las vacaciones de verano pueden ser críticas para algunas parejas, que al llegar el otoño terminan separándose, según indican las estadísticas.

Son muchas las parejas que atribuyen sus problemas a la falta de tiempo y al estrés que supone la vida diaria, el trabajo, las tareas del hogar, los hijos, etc., y creen que al llegar el verano, cuando tengan más tiempo para estar juntos y tranquilos, lograrán solucionar esas dificultades, pero esta solución casi mágica no llega, ya que los problemas son profundos y llevan arrastrándose mucho tiempo.

Durante las vacaciones aumentan los roces y las disputas por las dinámicas en la pareja, y tras el verano aparece un sentimiento de desilusión, las expectativas de conseguir solucionar los problemas no se han visto cumplidas, y el deseo de separación aumenta. Cuando una relación ya de por sí está deteriorada, en vacaciones tienen probabilidad de empeorar, si se espera que solo el hecho de estar vacaciones provoque el cambio.

Causas de las rupturas de pareja tras el verano

Las parejas que no están atravesando su mejor momento, que ya están distanciadas aunque vivan bajo el mismo techo, haciendo su vida por separado, muchas veces piensan que la solución para ese distanciamiento es pasar más tiempo juntos durante las vacaciones. Esto es un gran error, al llegar las vacaciones generalmente todas las discusiones y reproches que han guardado y reprimido, comienzan a aflorar, y aunque aun haya amor, la comunicación se ha perdido, siendo éste uno de los problemas más importantes.

Una de las causas principales de la separación de las parejas estables, es que los miembros de la misma han evolucionado de manera distinta, la gente cambia, y puede que lo que al principio atraía, ya no sea tan satisfactorio para la persona en la que nos hemos convertido. El proyecto conjunto ha desaparecido y se prioriza por el proyecto individual.

La falta de afecto, caricias o una relaciones sexuales escasas, suelen ser alguno de los primeros motivos de reproche, y aunque aparentemente se discuta por temas banales, hay un trasfondo en esa discusión que indica que el problema reside en la insatisfacción sexual y/ afectiva.

Cuando no hay un problema de fondo importante, al día siguiente una discusión trivial, se resuelve de manera conjunta, y la pareja sale reforzada. En estos casos, las vacaciones, si suelen ser un tiempo para estar juntos y poder compartir cosas para las que no tienen tiempo durante la rutina diaria, reforzando así la relación.

Factores detonantes de las crisis de pareja

Existen una serie de factores que pueden ser detonantes de las crisis de pareja durante las vacaciones:

Falta de tiempo

El tiempo es muy importante en las relaciones. Muchas parejas pasan tiempo juntos e incluso comparten hogar, pero realmente no se dedican tiempo de calidad. Pueden pasar mucho tiempo juntos, con amigos y familiares, pero su tiempo de calidad como pareja se resume a llegar a casa después del trabajo, cenar e irse a dormir, sin tomar un momento para hablar de los acontecimientos de su día. Por eso cuando llegan las vacaciones y tienen que pasar todo ese tiempo juntos, se dan cuenta de que se han convertido en “desconocidos”.

Estrés

Vivimos bajo un estrés constante, y muchas veces justificamos nuestro comportamiento poco afectivo en la pareja por el estrés. Cuando dicho estrés disminuye, tenemos menos responsabilidad y acabamos realizando los mismos comportamientos, los miembros de la pareja pueden darse cuenta que no es cuestión del estrés sino de como nos encontramos en la pareja.

Foco en la pareja

Durante las vacaciones tenemos tiempo para valorar nuestra situaciones personal y como nos sentimos con la pareja. Hay veces, que este tiempo puede facilitar a tomar conciencia de aquellos aspectos que no nos gustan de nuestra pareja, o incluso, darnos cuenta que no nos gustamos nosotros cuando estamos con nuestra pareja.

Si te ves reflejado en estas situaciones, pero no sabes cómo solucionar los problemas que se han creado en tu relación de pareja, la ayuda de un terapeuta puede ser lo que necesitáis para recuperar la comunicación y mejorar la relación. No dudes en pedir el apoyo de un profesional.

Clínicas Origen, especialistas en Psicología y Psiquiatría

Clínicas Origen en Masquemedicos

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *