Lifting de piernas, muslos o cruroplastia

Rate this post

El lifting de muslos o piernas, conocido técnicamente como cruroplastia, es un procedimiento destinado a eliminar el exceso de grasa y piel de los muslos con el objetivo de cambiar su forma y mejorar su aspecto.

El lifting de muslos actúa sobre la cara interna de los mismos eliminando las arrugas, el descolgamiento y la flacidez, devolviéndoles la firmeza y la tersura.

¿Por qué pierden firmeza los muslos?

El envejecimiento, las variaciones en el peso, los embarazos, la mala calidad de la piel… son algunas de las causas que pueden provocar alteraciones en la zona de los muslos.

Por ejemplo, la laxitud de la piel en la cara interna de los muslos puede producirse por grandes cambios en el peso corporal. También son habituales las acumulaciones de grasa localizada tanto en ingles (parte interna) como en cartucheras (parte externa). Estos depósitos grasos no suelen responder ni a la dieta ni al ejercicio.

Normalmente, este problema afecta a pacientes comprendidos entre los 40 y los 60 años, aunque hay casos de pacientes jóvenes que padecen este problema, debido a pérdidas de peso importantes, a la realización de cirugías bariátricas, a la herencia genética…

El lifting de muslos está contraindicado en pacientes obesos. En estos casos el paciente deberá seguir una dieta estricta y/o realizarse otro tipo de tratamiento, indicado para tratar la obesidad con el objetivo de normalizar su peso; una vez que se consiga, entonces si que se podrá realizar la cruroplastia.

¿Cómo es la intervención?

La intervención consta de dos partes:

  • En primer lugar, se realiza una liposucción de todo el muslo para reducir volumen y eliminar toda la grasa sin dañar las estructuras internas. Se presta mayor atención a la zona de la cara interna, que es donde suele haber más flacidez.
  • Una vez realizada la liposucción se tensa y se reseca el exceso de piel en la cara interna del muslo dándole un aspecto más firme.

El tamaño de las cicatrices depende del exceso de piel existente y de su localización.

Las cicatrices en la cara interna del muslo se sitúan desde el pliegue de la ingle hasta el pliegue del subglúteo. Cuando hay un mayor exceso cutáneo la incisión se realiza en la parte interna del muslo.

Hay que tener muy claro que la liposucción de manera aislada no solo no mejorará el aspecto si no que lo empeorará, ya que al extraer la grasa aumentará la flacidez, dejando el muslo con aspecto de “globo desinchado”.

Para que la liposucción fuese efectiva por sí sola se necesita una buena calidad de piel de tal manera que, tras la intervención, ésta se retrajera y se adaptase al nuevo contorno.

La intervención se realiza bajo anestesia general. La duración aproximada es de una hora para cada muslo. El paciente deberá permanecer un día ingresado para poder drenar los líquidos que pueden acumularse y recibir los tratamientos necesarios.

Se recomienda reposo relativo en el hogar (no en cama) durante unos días antes de reincorporarse a la rutina laboral y diaria. El cirujano diseñará para cada paciente un postoperatorio personalizado, dependiendo del tipo de intervención realizada y de su ritmo de vida.

Clínicas Dr. Moltó: especialistas en lifting de muslos
Dr. Moltó en Masquemedicos

Dr. Roberto Moltó García

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *