El niño con el pijama de rayas, psicología de la infancia

Rate this post

Ocho años, como pasa el tiempo, este viernes de cine os traigo este recuerdo del 2008, una buena película basada en el best seller de John Boyne, El niño con el pijama de rayas. Lo traigo en el recuerdo a tenor de que esta semana, el martes ha sido el Día Escolar de la No violencia y la Paz, día reconocido por la UNESCO en 1993 que conmemora la muerte de Gandhi y busca la necesidad de la educación en la solidaridad, el respeto y la resolución de conflictos sin la violencia. Un día para la paz en estos tiempos tan convulsivos de muchos frentes conflictivos por todos los lados, no nos viene mal a ninguno tenerlo presente.

Este día me ha recordado esta película puesto que los personajes principales son dos niños en un entorno complicado, nada menos que Berlin en 1942, la 2ª Guerra Mundial.

El niño con el pijama de rayas. Personajes.

Bruno (Asa Butterfield) es un niño de ocho años y desconoce el significado de la Solución Final y del Holocausto, vive tranquilo como hijo de un comandante de un campo de concentración y no es consciente de lo que está sucediendo en la guerra. Además el pequeño adora a su padre y sin saber a qué hace referencia juega a tirar bombas y hacer como que tiene también uniforme. Un día recorriendo la zona extensa que le rodea acaba conociendo a Shmuel un niño judío que parece vivir en una extraña zona al otro lado de la alambrada.

Esta adaptación del libro me parece que ha sido valiente por parte del director puesto que en ningún momento busca crear una sensibilización con imágenes duras o busca tocar la fibra sentimental fácil desde el inicio con los niños.

El niño con el pijama de rayas: psicología infantil.

A nivel psicológico creo que esta película nos muestra como ciertos valores que podemos tener en la infancia muchas veces desaparecen cuando llegamos a la edad adulta. Como en ciertas edades no utilizamos etiquetas a la hora de relacionarnos con los demás. Asistimos también a como son los procesos de captación a través de lo que ocurre con la hermana de Bruno.

Lo que no me gustó de la película, personalmente, es que al compararla con el libro te das cuenta de que se han eliminado situaciones y lo que pasa muchas veces con las adaptaciones, en el libro los personajes y su relación se cuecen a fuego lento y llegas a entender y a sentir mejor el vínculo que hay entre ellos. En la película todo parece surgir un poco más rápido y no permite que todo el mundo se introduzca en la situación y en los personajes de una manera intensa o empática.

Disfruta de este viernes de cine y como siempre te invitamos a dejarnos tu opinión.

Silvia Santana

Silvia Santana

Soy psicóloga en Oviedo desde el 2008 (aunque creo que la psicología me ha acompañado siempre) especialista en trastornos de ansiedad y depresión, trastornos de conducta en adolescentes, adicción a sustancias y dependencia emocional principalmente.

Me entusiasma compartir un blog con todos vosotros porque creo que lo importante es conseguir tener la mente y la mirada abierta a diferentes perspectivas y puntos de vista para que no se nos escape el camino hacia nuestro bienestar y una de las mejores herramientas para ello es la escritura, la lectura y el debate. Disfrutemos todos de este espacio, espero vuestras impresiones.

Silvia Santana en Masquemedicos
Silvia Santana

Artículos relacionados

Silvia Santana

Soy psicóloga en Oviedo desde el 2008 (aunque creo que la psicología me ha acompañado siempre) especialista en trastornos de ansiedad y depresión, trastornos de conducta en adolescentes, adicción a sustancias y dependencia emocional principalmente. Me entusiasma compartir un blog con todos vosotros porque creo que lo importante es conseguir tener la mente y la mirada abierta a diferentes perspectivas y puntos de vista para que no se nos escape el camino hacia nuestro bienestar y una de las mejores herramientas para ello es la escritura, la lectura y el debate. Disfrutemos todos de este espacio, espero vuestras impresiones. Silvia Santana en Masquemedicos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *