¡Qué guapa soy!: el cambio está en uno mismo

Este viernes de película os dejamos una supuesta comedia que está colgada en la plataforma Amazon Prime cuya visualización me ha coincidido rodeada de un grupo de gente, y que me ha generado ciertas vicisitudes de opinión, por ello he decidido recomendarla y también reflexionar sobre ella. Su título es ¡Qué guapa Soy!.

¡Qué guapa soy!. Sinopsis

¡Qué guapa soy! Es una película con dirección y guión de Abby Kohn y Marc Silverstein. Protagonizada principalmente por Amy Schumer que hace el papel de Reneé, una mujer que no se gusta a sí misma, que no se siente aceptada socialmente, que no siente el éxito y tampoco visualiza un futuro de deseo en el género masculino.

La reflexión me surge cuando veo que nos posicionan a Renée con el perfil de una mujer con una talla dentro de la normalidad, con amigas, que vive en su piso y con un trabajo de web manager de una marca de cosméticos. ¿Por qué esto ya no es suficiente para sentirse bien con uno mismo?, ¿no es un logro tener trabajo, ser querida por los tuyos y estar físicamente sana con una talla 40?.

La película si quiere marcar que el cambio está en uno mismo y en nuestra percepción personal de qué rol cumplimos en la sociedad, pero me queda la duda cuando en la primera etapa de la película parece que el entorno le da la razón de que es no agraciada físicamente, como ejemplo las situaciones que se dan en el gimnasio en sus clases de spinning.

Renée se recrea en su visión negativa hasta que se da un golpe, y a partir de ahí, cuando despierta, resulta que su físico no cambia de cara al exterior pero internamente ella se ve como si su físico hubiera cambiado, y ahora fuera una top model, eso le hace convertirse en una mujer decida, extrovertida, sin complejos, que incluso se atreve a ligar, a luchar por su puesto de trabajo y conseguir todo aquello que para ella es el éxito.

Destaco el buen trabajo de Amy Schumer que se muestra divertida y natural a la hora de interpretar el papel tanto en una etapa como en otra.

¿Qué sucede cuando la visión distorsionada de Renée cesa y vuelve a ver a la Renée del principio?

Para ello tendréis que ver la película, desde el punto de vista psicológico, es importante que nos quedemos con la importancia del factor aceptación. Si nos aceptamos a nosotros mismos muchas cosas se consiguen y muchas cosas serían diferentes. Sobre todo ahora en la época estival que tendemos a ser muy críticos con nuestro cuerpo. En época de redes sociales como Instagram, que potencian tanto el envoltorio mejor evitamos adentrarnos en esos mundos y quedarnos con la esencia de la cosas, eso que quedara cuando todo lo de fuera ya se haya extinguido.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *