Teletrabajo y seguimiento de tareas escolares sin estrés

En todo el mundo millones de familias viven confinadas en sus hogares, los niños han dejado de asistir a los colegios y muchos padres deben trabajar desde casa. Esto supone un gran reto para todos.

A continuación compartimos algunos consejos para compatibilizar el llamado homeschooling, es decir, la educación en el hogar, con el teletrabajo, para ayudar a los padres en este proceso.

Calma y tranquilidad

La clave principal para hacer más llevaderos estos días de confinamiento es mantener la calma y transmitir esa tranquilidad a los más pequeños. La convivencia siempre ocasiona algunos roces entre los miembros de la familia, pero debemos tomarlo con paciencia e intentar resolver los conflictos sin llegar a discutir y estar de mal humor.

Elabora un horario, pero este debe ser flexible

Divide el tiempo para educar y el tiempo para trabajar. Establece horarios, pero estos deben ser flexibles, dado que los niños aunque permanecen en clase 45-50 min, ellos se distraen con sus compañeros, con las dinámicas que allí se hacen . Los colegios están dando pautas, utiliza sus recomendaciones

Algunos niños pueden llevar a cabo todas las tareas en un par de horas, pero para otros resulta más cómodo intercalarlas con actividades de esparcimiento. No intentes forzar algo, recuerda que el entorno escolar y del hogar son completamente diferentes. Crear con ellos el entorno que se va a dedicar a las tareas escolares, e ir acordando que se va a hacer cada día. En muchos colegios están poniendo ellos mismos el material a realizar cada día, por lo que ahí ya tienes la medida para saber que tiene que ir haciendo.

Separa el tiempo de trabajar del tiempo para educar

Algunas tareas de tu trabajo puedes realizarlas en compañía de tus hijos, pero es importante explicarles que tienes obligaciones que cumplir.

Para las actividades laborales que requieran mayor concentración o deban realizarse en privado, busca un lugar en la casa donde puedas estar tranquilo/a y dedicarte únicamente a esta tarea. Intenta que durante dichas tareas ellos estén haciendo algo que les mantenga concentrados y entretenidos.

El trabajo en equipo es clave

La familia debe funcionar como un equipo, un engranaje formado por personas que hacen funcionar el mecanismo del hogar. Repartir las tareas, pedir ayuda y brindarla, enseñar a los niños que ellos también pueden colaborar… son claves que facilitan la convivencia.

Lee en voz alta o recurre a los audiolibros

Los niños disfrutan con la lectura compartida, además aprenden mucho de esta manera, se amplía su vocabulario y mejora la comprensión lectora.

Cuando estás trabajando puedes recurrir a los audiolibros para mantener a los niños ocupados sin tener que encender la tele.

Aburrirse es necesario

No intentes mantener a tus hijos ocupados todo el día con infinitas actividades. No pasa nada porque se aburran un rato, el aburrimiento conduce a la creatividad y el aprendizaje. Además, si pasas el día planeando y realizando actividades con los niños, acabarás agotado muy pronto.

Enséñales habilidades prácticas para la vida

Puedes aprovechar este tiempo en casa para enseñar a tus hijos habilidades que les resultarán útiles en su vida, por ejemplo, la limpieza del hogar y la cocina, coser, nociones básicas de electricidad, carpintería o fontanería, aprender un idioma utilizando recursos disponibles en internet, e incluso enseñarle algunas tareas de tu trabajo.
Aprovecha la mañana para hacer las tareas más importantes

La capacidad de atención de los niños por la mañana es máxima. Después de vestirse y desayunar están con las baterías cargadas para enfrentar un nuevo día. Por esta razón recomendamos aprovechar estas horas de la mañana para hacer las tareas más importantes, ya que esto simplificará en gran manera el desarrollo del resto del día.

Limita y controla el tiempo frente a las pantallas

Cuando sea el momento de estudiar y hacer actividades escolares es importante evitar distracciones con la tele, los móviles, el ordenador, etc. Esto les ayudará a concentrarse, además de mantener un horario para las actividades escolares y otro para las recreativas.

El tiempo que los niños pasan frente a las pantallas, el horario en el que se realiza esta actividad, y por supuesto, los contenidos que consumen deben estar vigilados por los padres.

¡A jugar!

El juego es muy importante en el desarrollo de los niños, jugar es una forma poderosa de aprender.

Puedes utilizar desde juegos de mesa, para estar un rato juntos y tranquilos, a proponer retos y actividades físicas para que los niños se mantengan activos y además consuman energía, esto les ayudará a mantenerse sanos y a dormir mejor cuando llegue la noche.

Educar a tus hijos y trabajar en casa no es una tarea fácil, pero con paciencia, organización y colaboración mutua es posible.Además, estas actividades os unirán más como familia, y aun después de la cuarentena podéis seguir poniendo en práctica muchas de ellas.

Clínicas Origen, especialistas en Psicología y Psiquiatría

Clínicas Origen en Masquemedicos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *