Aumento de glúteos con implantes: ¿En qué consiste? ¿Cuándo se recomienda?

5/5 - (2 votos)

Pese a que pueda llamar la atención, la gluteoplastia se ha consolidado como una de las intervenciones más demandadas dentro del campo de la cirugía plástica. Se trata de un procedimiento indicado tanto para hombres como para mujeres, aunque el porcentaje de féminas que se someten al tratamiento es mucho mayor (alrededor del 80% del total de intervenciones).

En líneas generales podríamos decir que se trata de una intervención cuyo objetivo principal es corregir los glúteos pequeños y planos para dotarlos de un aspecto más prominente y redondeado. Ahora bien, para que los resultados sean satisfactorios y luzcan naturales, es fundamental respetar el contorno corporal y las proporciones del paciente, huyendo de los excesos y de las formas demasiado rotundas.

¿En qué casos se recomienda el uso de implantes?

Las prótesis son la mejor solución cuando el paciente busca una mayor proyección en sus glúteos, lo que podemos denominar como “culo respingón”.

Con otros procedimientos como puede ser el relleno con ácido hialurónico se puede mejorar el contorno y obtener un aumento de volumen más modesto, pero sin acercarse a los resultados de las prótesis. Lo mismo ocurre con el aumento de glúteos con grasa propia, que no ofrece una proyección tan alta como la que se puede conseguir con el aumento de glúteos con prótesis o implantes.

Tipos de Implantes o prótesis glúteas

Pese a que existe una gran variedad de implantes a disposición a disposición de los pacientes, las prótesis más empleadas son las siguientes:

Prótesis redondas

Son las más utilizadas. Proporcionan un relleno homogéneo y proyectan el glúteo de la misma manera en todas las direcciones.

Las prótesis redondas se rellenan con gel cohesivo de altísima cohesividad, ya que las nalgas -al tratarse de una zona de apoyo- van a presentar un estrés mecánico importante. Estos implantes, aunque roten dentro de la cavidad en la que se colocan, no alteran la apariencia externa.

Prótesis anatómicas

Presentan un mayor relleno en la zona inferior, consiguiendo una forma como de “pera”. Funcionan mejor cuando los glúteos son planos, ya que si el paciente tiene un trasero con formas el resultado de ponerle un implante anatómico será la suma de las dos formas.

Implantes biconvexos

Son prótesis simétricas, tienen características similares a las de las prótesis redondas, pero permiten obtener una mayor proyección sin exagerar el volumen.

¿En qué consiste la gluteoplastia?

Para introducir la prótesis se realiza una pequeña incisión paralela al pliegue interglúteo, a un centímetro del mismo en cada lado, respetando normal configuración del pliegue glúteo medial y la anatomía íntegra del ligamento sacro cutáneo.

En función del lugar en el que se colocará la prótesis con respecto al músculo glúteo mayor podemos diferenciar tres posiciones posibles:

Vía subcutánea

La prótesis glútea se sitúa por debajo de la piel y por encima del músculo. Es un abordaje poco recomendable ya que con el paso del tiempo la prótesis tiende a atrofiar la capa de grasa por debajo de la piel, haciendo visible el implante.

Vía submuscular

Es útil en implantes muy pequeños y cuando, además, se apuesta por una localización muy alta de la prótesis.

Colocación intramuscular

Es la opción más adecuada. Con este abordaje no se daña ninguna estructura importante, además de que nos permite dejar el implante menos alto que si se opta por una localización subglútea. Al recubrir el implante por el músculo se consigue una forma totalmente natural, permitiendo que la prótesis no sea visible, ni siquiera en posturas extremas como la de gatear.

El tiempo quirúrgico del procedimiento no suele sobrepasar las dos horas. Suele realizarse bajo anestesia local y sedación.

El paciente deberá llevar una faja especial durante un tiempo que generalmente es de 1 a 2 meses. Sin embargo, podrá reiniciar su vida normal en unos 10 días, dependiendo de la evolución. No se recomienda practicar deporte en los primeros 1 o 2 meses.

Más sobre la gluteoplastia en drmolto.com
Dr. Moltó en Masquemedicos

Dr. Roberto Moltó García

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.