Dedicado al corazón de los padres de un adicto (II). La última recaída

Las recaídas de tu hijo@. Sé cómo te duelen, cómo las temes.

Duelen, aún más cuando tu hijo llevaba tiempo sin consumir. Vuelve el miedo, el dolor, las dudas casi superadas, la desesperanza, el sentimiento de fracaso por no haber podido ayudar, el retorno del creer al no creer. Otra vez aquí, en el punto inicial. Nunca podremos vencer a este monstruo.

Lamentablemente, los consumos tras mucho tiempo limpio también suceden. Pero no son un fracaso, ni una vergüenza.

Hay que volver a levantarse, y no rendirse jamás. Porque no estáis en el punto inicial, porque tenéis una experiencia más para aprender, para convertir ese dolor en una poderosa fuerza de cambio hacia la libertad.

Ese último consumo, puede ser el bueno, puede ser el último. Como lo fue en el caso de muchos adictos, como lo fue en mi caso. Puede ser el camino hacia la libertad de tu hijo sin vuelta atrás.

Cree más que nunca en tu hijo, acércate todavía más, a él o a ella.

Imaginar juntos como será su vida libre de adicciones, pintar juntos la persona que puede llegar a ser, la persona que desea ser en el futuro; soñar juntos que lo lográis.

Y entonces, comparad esa luz, esa vida, esa esperanza, esos anhelos, esos sueños maravillosos, con la absoluta oscuridad del poder autodestructivo de las adicciones.

Y ganaréis, porque la oscuridad es, simplemente, la ausencia de luz.

Y ganaréis, porque tendréis en vuestros corazones una luz inmensa que aniquilará a esa maldita oscuridad para siempre.

¿A qué esperas? Atrévete hoy. Ayuda a tu hijo, para que se convierta en una nueva persona libre del poder de las adicciones.

Enrique Rodríguez Márquez, experto en el tratamiento de las adicciones

Enrique Rodríguez Márquez en Masquemedicos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *