Falsos mitos sobre el aumento de pecho

En este artículo trataremos de explicar algunos falsos mitos populares relacionados con el aumento de pecho. Es un hecho que vivimos en la era de la información, mejor dicho, de la des-información. Es muy habitual que los pacientes consulten páginas web, foros… para encontrar información relacionada con los procedimientos estéticos, algo que puede ser contraproducente, ya que hoy en día es complicado encontrar fuentes fiables.

Si me aumento el pecho, ¿el resultado será muy artificial?

Es un falso mito. En los últimos años las prótesis mamarias y las técnicas quirúrgicas han ido evolucionado, hasta el punto de que los implantes de pecho consiguen un aspecto totalmente natural.

Se puede afirmar con rotundidad que hoy en día los senos con implantes no parecen falsos.

Ahora bien, el cirujano plástico debe respetar el contorno corporal de la paciente y emplear prótesis con un tamaño apropiado para su cuerpo. En ocasiones, hay pacientes que solicitan un volumen desproporcionado con respecto a su cuerpo.

Desde hace más de 10 años nosotros utilizamos testers (probadores) que nos ayudan a conseguir la talla exacta para cada paciente. Esto posibilita que todas las pacientes queden satisfechas con su nuevo pecho.

Los implantes pueden colocarse a cualquier edad

Los implantes mamarios no deben emplearse hasta que los senos están completamente desarrollados.

Habitualmente, esto sucede a los 18 años, aunque en algunos casos se debe esperar hasta los 20-21.
Si se interviene a una paciente que sigue desarrollando la mama se pueden producir complicaciones y, habitualmente, se tendrá que realizar una segunda cirugía para solventar los problemas ocasionados.

El cirujano plástico experto te dirá cuando es este momento.

Con los implantes mamarios se puede imitar el pecho de otra persona

Con nada, es un falso mito. En cirugía estética, como en todo, cada persona es individual, única.

No existe un tamaño ideal cuando hablamos de  implantes mamarios, hay que tener en cuenta todas las variables.
Un implante con un tamaño determinado podría verse bien en una persona y totalmente mal en otra. No hay que operarse con el objetivo de imitar a otro. La intervención debe ser un tratamiento totalmente personalizado.

El cirujano plástico debe ayudar a la paciente a la hora de explicarle todo sobre talla y formatos.

Si me coloco un implante no podré dar el pecho

Si te realizas la técnica adecuada no se modificará para nada tu lactancia.

El aumento de senos ayuda a mejorar la flacidez

No siempre. Los implantes pueden ayudar a levantar senos ligeramente caídos debido a una pérdida de volumen en la parte superior.

Pero cuando la caída es muy pronunciada y, además, hay exceso de piel, es necesario realizar un levantamiento de senos o mastopexia, para elevar los pechos y eliminar esa piel sobrante.

Cuando esto sucede normalmente se logran mejores resultados, combinando los implantes de mama, con un levantamiento y modelado de senos.

Hay que cambiar los implantes cada diez años

Aunque no se puede garantizar al 100% que los implantes de mama sean dispositivos para toda la vida, muchas mujeres pueden disfrutar de ellos para siempre, sin complicaciones ni necesidad de reemplazo.

El reemplazo no es necesario siempre y cuando no se experimente ningún problema (rotura, desplazamiento o encapsulamiento del implante).

Por ejemplo, si un implante mamario de solución salina se rompe, la paciente es consciente de ello al instante, ya que la solución salina se filtra muy rápidamente y el implante se desinfla.

En cambio, si se rompe un implante de silicona puede no notarse y permanecer inerte indefinidamente.

Aconsejamos a nuestras pacientes, lleven implantes o no, la revisión mamaria periódica ginecológica. Al menos cada dos años en su adolescencia y cada año a partir de los 40-45 años de edad.

Dr. Juan A. Mira: especialista en aumento de pecho
Doctor Mira en Masquemedicos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *