Falsos mitos sobre la rinoplastia

La rinoplastia o cirugía de nariz es una intervención cuyo objetivo principal es corregir la forma, el tamaño y la posición de la nariz, para poder integrarla perfectamente con los rasgos faciales del paciente, respetando la naturalidad del rostro y su morfología.

Se trata de uno de los tratamientos de cirugía estética más demandados: uno de cada 10.000 españoles pasa por quirófano cada año para intervenirse la nariz. Por esta razón, se ha ido creando un imaginario colectivo sobre el tratamiento que no siempre se ajusta con la realidad.

“Cualquier cirujano puede realizar con éxito las cirugías de nariz”

Falso.

Los expertos coinciden en afirmar que se trata de una de las intervenciones más complejas en la especialidad de cirugía estética. Para llevarla a cabo con éxito se requiere de un nivel máximo de conocimientos y experiencia, pues todo el mundo que la vea sabrá darse cuenta si el resultado ha sido correcto o no. Y esto para siempre.

Todo los pasos que se van dando en la rinoplastia necesitan de una precisión milimétrica, los errores por impericia o imprudencia pueden provocar secuelas muchas veces imposibles de corregir.

“Su única función es estética”

Incorrecto.

Pese a que la rinoplastia se encarga de modificar la forma, el tamaño y la posición de la nariz para integrarla de la forma más natural posible en el rostro del paciente, también se emplea para resolver distintos problemas funcionales que pueden afectar a la salud:

  • Permite solucionar problemas estructurales de la nariz que afectan a la respiración.
  • Se emplea para reparar daños o lesiones fruto de accidentes.
  • Es la solución a irregularidades inestéticas de la nariz.

“Permite reproducir la nariz de otra persona en cualquier paciente”

Falso.

Es imposible reproducir la nariz de otra persona y, en caso de hacerlo, el resultado puede ser desastroso. Esto se debe a que cada paciente tiene una estructura ósea propia, una proyección distinta del mentón y de los pómulos, una cantidad de tejido determinada… El cirujano plástico debe saber guiar al paciente hacia lo que se puede conseguir, para evitar resultados artificiales e imposibles de obtener. Y mostrárselo directamente, con imágenes digitalizadas de su proyecto futuro.

“La rinoplastia afecta al olfato del paciente”

Falso.

Los temores acerca de perder olfato tras una intervención de nariz son infundados.

La rinoplastia no produce pérdida de olfato. Una vez ceda la inflamación de los primeros días tras la intervención, en los que sí que pueden existir molestias y limitaciones, el olfato recupera su funcionamiento habitual, y el paciente se reincorpora a su vida normal sin complicaciones.

“La rinoplastia es dolorosa”

No. La rinoplastia es una cirugía que, realizada correctamente no debe doler nada.

Tanto la intervención como la recuperación apenas ocasionan molestias. Además, tras la operación se coloca una férula nasal confortable, pequeña, transpirable y totalmente adaptada a la nariz del paciente, que la protege en el proceso de recuperación y que normalmente se retira en una semana.

  • En nuestra clínica la intervención se realiza bajo sedación y con anestesia local de alta precisión, lo que ayuda a que el paciente no sienta nada.
  • Intervenimos al paciente por la mañana y a primera hora de la tarde ya le damos el alta hospitalaria pudiendo marchar ya a su casa.
  • Sin medicación alguna: ni calmantes, ni antiinflamatorios, ni antibióticos, ya que con nuestra técnica no son necesarios.
  • Normalmente, el paciente puede reincorporase a sus actividades habituales en 24-48 horas.
  • Pese a que puede aparecer alguna moradura alrededor de los ojos, son indoloras y desaparecen sin tratamiento en 7 días aproximadamente. Tan solo se deben evitar las sesiones deportivas largas, los esfuerzos intensos y las tomas prolongadas de sol.

“No se pueden saber los resultados hasta después de la intervención”

Tampoco es cierto.

Además de la propia experiencia del cirujano, y de la consulta del antes y el después de casos de pacientes con características morfológicas similares, desde hace años utilizamos un digitalizador de imágenes específico, lo que nos permite realizar con el paciente un estudio pormenorizado de los rasgos personales para obtener un resultado satisfactorio.

El cirujano puede mostrar, a través de proceso específico el estudio de su resultado final en su propia imagen.

“La rinoplastia corrige los ronquidos”

La rinoplastia puede detener o reducir los ronquidos si estos se producen por una deficiente estructura nasal, interviniendo el tabique.

Habitualmente, los ronquidos tienen su origen en la falta de espacio en el tercio inferior de la cara, en la mandíbula, lo que provoca que no haya suficiente espacio en la nasofaringe, esto causa una vibración en el paladar al paso del aire.

Doctor Mira: experto en rinoplastias
Doctor Mira en Masquemedicos

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *