Tecnopatologías. Adicción al móvil y otros dispositivos

En la sociedad actual utilizamos a diario todo tipo de dispositivos electrónicos, como los ordenadores, móviles y tablets. Esto se ha convertido en una práctica habitual a cualquier edad.

Algunas personas llegan a crear una dependencia al uso de estos dispositivos, convirtiéndose en una adicción, al punto de que incluso se despiertan en medio de la noche para revisar sus móviles.

La dependencia a los smartphones ha aumentado en todos los segmentos de la población, convirtiéndonos en tecnópatas que sufren tecnopatológias, en mayor o menor medida. El verdadero problema aparece cuando estas patologías provocadas por el uso excesivo de las nuevas tecnologías obstaculizan el desarrollo de una vida normal, llegan a producir síndrome de abstinencia, angustia, ansiedad, estrés o depresión.

Tecnopatologías provocadas por el uso excesivo de los dispositivos móviles

Existe un trastorno muy común que sufre, sin saberlo, la mitad de la población de usuarios de teléfonos móviles. No es otro que el miedo irracional a estar sin teléfono, ya sea por haberlo olvidado, o por quedarse sin batería o sin cobertura. A este trastorno se le conoce con el nombre de Nomofobia (no-mobile-phone-phobia).

Otro trastorno relacionado con la dependencia a los móviles es el llamado Síndrome del doble check o apnea del whatsApp. Quienes sufren este problema manifiestan una constante necesidad de revisar esta app en busca de mensajes nuevos. Entran varias veces, releen los chats esperando respuestas, se obsesionan pensando si el destinatario ha recibido su mensaje, si ha estado conectado, por qué no le ha respondido aún.

Un trastorno muy común, que llega a afectar a un 70% de los usuarios de móviles es el Síndrome de la llamada o mensaje imaginario. La persona está siempre pendiente del móvil, al punto de que siente que recibe llamadas o mensajes cuando esto no ha sucedido. El cerebro puede llegar a hacernos imaginar que escuchamos el tono de una llamada o la vibración.

Otro de los problemas que puede manifestarse es el miedo a perderse algo de lo que sucede en el mundo, en las redes sociales… y al no poder mostrar a los demás todo lo que hacemos en nuestra vida social. Este trastorno se conoce con el nombre de Síndrome FOMO, son las siglas en inglés de fear of missing out. Perderse lo que otros comparten, puede llevar a tener la sensación de que ellos tienen una vida mejor, provocando complejos de inferioridad.

La Depresión de Facebook es otro de los trastornos comunes. Se produce cuando comenzamos a comparar nuestros perfiles con los de personas que suben fotos en viajes, disfrutando de exquisitas comidas, en sus estupendos trabajos, familias, hogares…

Llegamos a pensar que nuestras vidas son muy aburridas y que no tienen ningún interés, que no estamos a la altura, que tienen más amigos y más fotos… En ese momento nos deprimimos.

Se encuentra también el llamado Narcisismo digital, que es la necesidad de hacerse selfies continuamente, mostrándose siempre feliz y estupendo, incluso llevando a muchos a realizarse retoques estéticos.

Por último, pero no menos importante, tenemos el Síndrome Google. Este buscador que parece saberlo todo, se ha convertido en un medio para buscar solución a los problemas de salud. Las personas consultan sus síntomas y se automedican en base a lo que leen en Internet. Por otro lado, nos acostumbramos a que nuestro cerebro no se esfuerce por recordar o pensar, ya que cualquier respuesta la tenemos a un clic de distancia.

Estas nuevas patologías las sufren mayormente los adolescentes y las mujeres, dada su mayor necesidad comunicativa y afectiva.

Síntomas de las tecnopatologías

  • Sensación de ansiedad
  • Taquicardias
  • Pensamientos obsesivos
  • Dolor de cabeza y de estómago

Las personas necesitan usar sus dispositivos y apps para sentirse bien y satisfechos. Cuando no pueden hacerlo, presentan síntomas propios del síndrome de abstinencia, similares a las personas que sufren una adicción a sustancias tóxicas.

Tratamiento psicológico de adicciones no tóxicas

Este es el tipo de terapia que se realiza en las personas que llegan a estos niveles de dependencia a los dispositivos electrónicos. Consiste en una psicoeducación que ayudará al paciente a entender cómo se genera y mantiene la adicción, además de diversas técnicas para modificar este comportamiento para deshacerse progresivamente de los malos hábitos adquiridos.

Clínicas Origen, especialistas en Psicología y Psiquiatría

Clínicas Origen en Masquemedicos

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *