Vergüenza. Comedia negra en su máxima expresión

Este viernes de película dejamos como recomendación una serie que yo diría solo está aconsejada para osados. Vergüenza es una propuesta de Movistar+, que ya ha se encuentra en su tercera temporada, y donde nos enseñan lo más histriónico de la conducta social, las meteduras de pata más rocambolescas, y por ello no es una serie para todos los paladares, pero si la destaco por ser innovadora utilizando el humor esperpéntico.

Protagonizada por Javier Gutiérrez y la divertida Malena Alterio, el gran Miguel Rellán. Vito Sanz, y Lola Casamayor como muy buenos secundarios.

Vergüenza. Sinopsis

La serie nos muestra la vida de Jesús y Nuria, una pareja que tiene buen fondo pero que sin saberlo resultan ridículos, inapropiados, osados y temerarios en la mayoría de sus interacciones en el mundo social y laboral, lo que les lleva a verse metidos en las situaciones más peregrinas, de las que muchas veces no saben salir porque ni siquiera entienden como han llegado a ellas.

Las tres temporadas se diferencian entre sí porque los directores han sabido intercalar géneros y de la primera parte donde nos presentan el concepto clave de vergüenza ajena a todos los niveles, la segunda donde se incide en el poder de las redes sociales, hasta la tercera donde mezclan la comedia con una historia con rasgos de thriller que es capaz de generar curiosidad.

Jesús es fotógrafo de bodas pero se cree un artista que no es valorado, está acompañado de Óscar, que parecía un compañero inseparable al principio, pero que luego va teniendo su propio desarrollo ajeno a Jesús. Nuria quiere formar una familia, que su marido trabaje con éxito y ella una vez que es despedida poder buscar un sitio donde trabajar dignamente, su papel es más tierno, perdona e intenta entender a Jesús y también muchas veces ella es el foco de esas situaciones de mal gusto. Con su mirada y su expresión ya no le hace falta ni hablar en muchos planos.

La serie muestra mil situaciones y consigue generar la emoción de vergüenza, incluso aunque no seas una persona muy empática, de ahí su mérito. Considero que es difícil narrar mejor que esta serie las mentiras que nos decimos a nosotros mismos. Cómo te trata la sociedad si no sigues las reglas establecidas y el código social. Cómo la verdad directa no está valorada y cómo a veces estamos en automático por no dejar salir lo que en verdad pensamos.

Luego permite la autorreflexión y el anecdotario: ¿Cuántas veces hemos sido nosotros los metepatas?, ¿los que hemos hecho el ridículo?, ¿hemos sido capaces de darnos cuenta o nos lo ha dicho alguien?. Piénsalo.

Una serie que para mí merece la pena ver si quieres un cine y una televisión diferente. Dirigida por Juan Cavestany y Álvaro Fernández Armero.

Silvia Santana
Últimas entradas de Silvia Santana (ver todo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *