Donde viven los monstruos. Emociones ante las inclemencias de la vida

Hoy será un viernes de cine que puede parecer dedicado a los niños pero será más recomendable para los no tan niños, porque al público infantil les puede parecer agobiante esta película basada en un libro “Where the wild things are”, Donde viven los monstruos, escrito e ilustrado por Maurice Sendak en 1963.

Está película nos habla sobre todo de emociones, de cómo se siente un niño llamado Max ante las inclemencias de la vida y el funcionamiento de los adultos. Max intenta llamar la atención, se le ve como un pequeño inadaptado que como cualquier niño muestra sus frustraciones, sus deseos y sus alegrías pero no está solo los monstruos que lo acompañan le entretienen, le dan compañía y en otras situaciones le invocan al caos. Este niño tiene la suerte de poder vivir en un espacio debajo de su cama de una excursión por el ártico, construir cabañas en el bosque, pero muchas veces no son más que huidas donde el niño consigue que su parte emocional fluya con naturalidad.

Donde viven los monstruos, dirigida por Spike Jonze

La película arranca con un conflicto en la familia donde Max vive con su hermana en plena etapa adolescente y su madre, que ha encontrado una nueva pareja. En el enfado el niño acaba mordiendo a su madre y envuelto en una rabieta desesperada, decide escaparse de casa. Es entonces cuando empieza el desarrollo de la simbología emocional.
¿Quién no ha tenido alguna vez monstruos salvajes habitando dentro de sí?.

Los monstruos son muy fieles al libro, gigantescos y grotescos, y a la vez tiernos y vulnerables capaces de mostrar un gran abanico de emociones, de ahí el posible carácter pedagógico de la película. Está llena de metáforas donde unos adultos podremos reconocernos más que otros.

La película ha recibido críticas porque muchos han considerado difícil de entender el comportamiento de Max o la película en sí y por considerarla no apta para niños.

Como a mí me gustan los retos os invito a que la visualicéis, para poder tomar esa decisión de relegarla a un segundo plano en vuestra filmografía favorita, porque estoy segura de que para bien o para mal no os dejara indiferentes y tenerla presente no será una pérdida de tiempo.

La música es interesante y motiva muchos momentos del film, de hecho estuvo nominada a mejor banda sonora en los globos de oro en el año del estreno el 2009.

Espero tu opinión te atreves a ir ¿Dónde viven los monstruos?

Satellite Awards: Nominada a Mejor largometraje animación (2009)
4 nominaciones Critics’ Choice Awards, incluyendo mejor intérprete joven y canción (2009)
Asociación de Críticos de Chicago: 6 Nominaciones incluyendo mejor película (2009)

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *