El estrés repercute en la salud bucal

Es bien sabido que el estrés puede afectarnos no solo psicológicamente sino también físicamente, provocando daños en nuestra piel, nuestro pelo e incluso afectando nuestro peso, pero muchas personas no saben que el estrés también puede afectar su salud bucodental.

Consecuencias del estrés en la salud bucodental

Los efectos del estrés sobre la salud de nuestra boca son diversos. A continuación te explicamos los diferentes problemas bucodentales que pueden aparecer cuando nuestros niveles de estrés son muy altos.

Mayor riesgo de sufrir caries

El estrés es la segunda causa de caries, después de la acumulación de placa bacteriana. Cuando sufrimos estrés la acidez de nuestra saliva aumenta, como consecuencia de una mala alimentación, malas digestiones y hábitos poco saludables, dañando el esmalte dental que es la capa que protege los dientes.

Herpes labial, aftas y boqueras

En momentos de estrés nuestras defensas bajan, esto favorece la reproducción de un virus que habita en los nervios faciales y que es el causante de estas afecciones bucales. Las cuales empeoran al humedecer la zona afectada.

Además, cuando nuestras defensas bajan, la boca se convierte en una puerta de entrada para las bacterias.

Inflamación de las encías

La inflamación y sangrado de las encías también pueden estar provocados por el estrés.

Cuando estamos estresados tendemos a dejar de lado nuestros hábitos saludables, alimentarnos peor, y descuidar nuestra limpieza dental, algunas personas incluso aumentan su consumo de alcohol y trabajo cuando están muy estresados. Esto afecta a la salud de las encías provocando su inflamación y en muchos casos sangrado.

Además, cuando nuestro cuerpo se enfrenta a situaciones potencialmente estresantes, los niveles de cortisol aumentan. Esta hormona generalmente actúa como agente antiinflamatorio, pero cuando afecta a las encías produce su inflamación.

Es importante recordar que las inflamaciones graves de las encías son un factor de riesgo de problemas cardiovasculares. Las bacterias de las encías pasan a las placas de ateroma, estas son las que forman el coágulo que el futuro podría bloquear una arteria.

Bruxismo

Las tensiones emocionales como la ansiedad o el estrés son la principal causa del padecimiento de bruxismo, que es el hábito de apretar y rechinar los dientes de forma inconsciente.

En momentos de estrés pueden producirse altas descargas de la hormona cortisona, también conocida como hormona del estrés, que produce cambios en el sistema inmunológico y metabólico, provocando un desequilibrio entre sustancias proinflamatorias y antiinflamatorias. La consecuencia es la inflamación en diferentes órganos del cuerpo, en el caso del bruxismo la inflamación se encuentra en la articulación temporomandibular.

El bruxismo conlleva a diversas complicaciones que pueden derivar en hipersensibilidad dental, tensión muscular, desgaste de los dientes, dolor de oído, cuello y cabeza, molestias al masticar, e incluso problemas para conciliar el sueño.

Para evitar los daños que el estrés produce en nuestra boca es importante cuidar nuestros hábitos alimenticios y de higiene bucodental, acudir a las revisiones con el dentista, y sobretodo aprender a gestionar el estrés y regular nuestras emociones. En algunos casos el apoyo de un psicólogo será necesario para alcanzar este objetivo.

Art Dental Madrid, clínica odontológica

Art Dental Madrid, clínica odontológica en Masquemedicos

Un comentario en «El estrés repercute en la salud bucal»

  • el 4 marzo, 2020 a las 19:57
    Enlace permanente

    Hola! Me han pasado este artículo y la verdad es que ya no sé que hacer. He acudido a mi cuadro medico adeslas para pedir cita para tratar herpes labial. Nunca me habían salido, y últimamente estoy en pleno divorcio y para mi sorpresa no paran de salir al rededor de la boca.

    Pensaba que quizás el estrés produzca este tipo de problemas y para mi sorpresa leyendo este articulo me doy cuenta que si. Espero que pronto empiecen a desaparecer, ya que trabajo cara al publico y uf…

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *