¿Por qué evitar el low cost en cirugía refractiva?

5 (100%) 6 vote[s]

Someterse a una cirugía refractiva es una decisión muy importante y elegir una clínica que ofrezca toda la seguridad y garantías que requiere es imprescindible. Por este motivo no debemos dejarnos llevar por todas las ofertas y anuncios que vemos y es necesario informarse sobre la formación y experiencia de los profesionales que llevarán a cabo la intervención.

Elegir una clínica. Más allá del precio y la publicidad

A la hora de elegir una clínica oftalmológica para someterse a una cirugía refractiva es necesario ir más allá del precio y no dejarse llevar por anuncios que prometen buenos resultados a un bajo coste. Se debe acudir a un experto, un profesional que además de experiencia y formación disponga de tecnología óptima para la intervención.

Para el Dr. Jorge Alió, Fundador y Director científico de Vissum es imprescindible que la el centro oftalmológico disponga de los últimos equipos en quirófano, que los profesionales conozcan la evolución de las técnicas y que sepan tratar cualquier posible complicación, en caso de que surja, transmitiendo al paciente seguridad en todo momento.

Mantenerse a la vanguardia en el ámbito de la cirugía refractiva requiere un esfuerzo y una inversión en recursos humanos, infraestructuras y medios técnicos que pocos centros pueden realizar.

Normalmente, en los centros donde se practica la oftalmología avanzada cada doctor está especializado en una parte del ojo. Además se utiliza tecnología avanzada de alto coste, tanto para llevar a cabo el diagnóstico como para realizar el tratamiento quirúrgico, desechando técnicas de menor precisión que van quedando obsoletas.

En este aspecto, cabe recordar de que el precio varía en función de la técnica que requiera cada paciente, de manera que no se puede establecer un precio cerrado sin antes tener el diagnóstico individualizado y detallado por parte del especialista.

¿Miedo ante los riesgos y efectos secundarios?

A pesar de la gran cantidad de información disponible y de los importantes avances que han experimentado las intervenciones y tratamientos relacionados con la vista, aún persisten los miedos relacionados con sus posibles efectos secundarios, secuelas y riesgos.

En los últimos años los mensajes relacionados con servicios de salud se han banalizado. Promesas y garantías de éxito antes de comenzar las terapias, presupuestos cerrados sin haber abierto una historia clínica del paciente, incluso algunos se comprometen a devolver el dinero si el resultado no es satisfactorio. Ofertas que acaban por llevar al paciente a dejar de lado otras cuestiones más importantes a la hora de elegir un servicio médico, para centrarse solamente en encontrar el más barato.

Es mucho más importante elegir un centro especializado, con un equipo de expertos que cuentan con un protocolo para dar atención a cualquier urgencia o complicación que pueda surgir. Además, un buen oftalmólogo debe informar al paciente sobre los posibles riesgos, complicaciones y efectos secundarios, ya que en quirófano el riesgo cero no existe.

En cirugía refractiva estos riesgos se reducen considerablemente si nos ponemos en manos de expertos. No obstante, es un factor que debemos tener en cuenta a la hora de valorar esta intervención y desconfiar de los centros en los que únicamente se incide en el precio de la operación y se asegura el éxito al 100%, dejando de lado la información menos agradable. En esos casos, el objetivo es conseguir un cliente, no ayudar a un paciente.

Formación y experiencia. Puntos clave de un buen oftalmólogo

Para comprobar la formación y experiencia de los especialistas que realizarán la intervención es posible solicitar referencias, valorar si son miembros de sociedades científicas, si han asistido a congresos científicos, si participa en investigaciones y ensayos clínicos, etc.

Asimismo, según comenta el Dr. Alió, para valorar la calidad de un centro es necesario informarse sobre la cantidad de especialidades que atienden en él, y valorar si los quirófanos donde realizan las intervenciones son propios y están dentro de las instalaciones de la misma clínica, además de si cuentan con la tecnología adecuada para realizar todas las pruebas diagnósticas que requiere el paciente.

En Medicina, y especialmente en la oftalmología, el low cost no es válido, ya que lo que está en juego es la salud. Un equipo médico de calidad no debe entrar en el juego de reducir los precios de los tratamientos a toda costa, ya que quien se ve afectado al final es el paciente.

La cirugía refractiva es una intervención que económicamente compensa a medio plazo, ya que las gafas y lentillas tienen un coste elevado. Las lentes de contacto, además, no son aptas para todo el mundo e, incluso, muchos pacientes acaban por no tolerarlas.

Si estás pensando en someterte a una cirugía refractiva para corregir los problemas de tu visión, acude siempre a un centro especializado, con profesionales expertos en las diferentes áreas, con amplia formación, que brinden toda la seguridad y garantías que este tipo de tratamientos requieren.

Vissum Corporación Oftalmológica

Vissum, Corporación Oftalmológica en Masquemedicos

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *