Por trece razones, segunda parte. Miedos y traumas en la adolescencia

Netflix encargó una segunda entrega de Por trece razones, teníamos la gran duda: Una vez que sabemos todo lo que  le sucedió a Hannah Baker, ¿tiene sentido una secuela?.

Este viernes de película recomendamos la segunda temporada de esta serie, estrenada ya hace unos meses, porque a pesar de que no ha tenido la originalidad y las vueltas de guión tan excelentes que destacaron en la primera, se puede dejar ver y aprender aspectos del mundo adolescente que nos ayuden a la prevención y nos lleven al análisis de cuáles son los elementos de riesgo en esta etapa.

13 Reasons Why. Segunda Temporada

La segunda parte se centra en lo que sucede en el Liberty High mientras se celebra el juicio por la muerte de Hannah Baker, cómo ha intentado Clay superar lo ocurrido  y si lo ha conseguido, y cómo el resto de protagonistas ha continuado con sus vidas.

Alex y Jess, superando los miedos

Uno de los aspectos más interesantes de la segunda temporada es la visión de cómo están Alex y Jess, pues superan episodios tan traumáticos como un intento de suicidio y una violación. Nos muestra cómo el apoyo de los nuestros, el intentar reparar lo sucedido y la exposición a nuestros fantasmas nos llevan a cerrar las puertas de todo aquello que hemos temido.

La cultura de la violencia

Otro de los aspectos interesantes de esta segunda temporada es como se muestra la cultura de la violencia en que pueden verse inmersos los jóvenes en el ámbito adolescente y en el ámbito deportivo, que también salpica en Europa.

La rabia y la ira en un adolescente siempre encontraran un camino para ser los protagonistas, si en ese camino el joven no es capaz de utilizar otras herramientas la violencia aparecerá, es importante que los padres y educadores seamos conscientes de ello. En muchas ocasiones los progenitores ante casos de acoso escolar sugieren que el menor “pase de ello”, que pase de todo eso que le mina y le carcome, que le hace sentir vulnerable y eso casi nunca es posible o al menos sin que las secuelas no existan.

Enfermedad mental en la adolescencia

Otro aspecto que la serie representa es la visión de la enfermedad mental es esa etapa, representada en la figura de Skye, la chica que parece ser la novia de Clay en esta segunda temporada. ¿Cómo lo afronta Clay? ¿Cómo se siente la persona que tiene los síntomas ante sus reacciones emocionales? Sobre todo cuando ya en las relaciones adolescentes sufrimos una montaña rusa de sentimientos.

Todo esto descubriremos en la segunda temporada de la serie. ¿Qué es lo que menos me ha gustado? La aparición del fantasma de Hannah me ha parecido excesiva, y en algunos momentos que cortaba mucho el hilo de la trama. Clay tiene una personalidad menos contundente, lo que a veces hace que no sea ese chico al que todos teníamos presente en la primera.

Si te apetece de nuevo hacer una inmersión en la vida del Liberty y en la historia de Hannah Baker tienes disponible todos los capítulos en la plataforma Netflix.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *